Kyrgios, fascinado con Alcaraz: "Lleva un 'showman' dentro, y eso me gusta

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Kyrgios, fascinado con Alcaraz: "Lleva un 'showman' dentro, y eso me gusta"

Kyrgios en una rueda de prensa.
Kyrgios en una rueda de prensa.AFP
Nick Kyrgios (28) atendió a los medios de comunicación en vistas a su debut en Wimbledon contra el belga David Goffin (32). El jugador australiano habló, entre otros temas, de la irrupción de Carlos Alcaraz (20) en el número 1 del ranking ATP.

Kyrgios llega a uno de sus torneos favoritos del calendario con poco rodaje debido a las lesiones que ha sufrido recientemente. Sin embargo, no le da demasiada importancia al hecho de no haberse preparado todo lo que cabría esperar para una cita como Wimbledon: "Nunca he sido un jugador que necesite muchos partidos antes de jugar un Grand Slam. Siempre he sido partidario de no jugar demasiado", dijo.

Aún así, se mostró algo preocupado por las despiadadas críticas que llegan desde ciertos sectores: "Trato de encontrar el tenis que mostré el año pasado, y no creo que eso sea justo en este momento", señaló.

Si alguien aporta espectáculo dentro del circuito ese es el australiano, que aseguró ser seguidor de lo que está logrando Carlos Alcaraz a su corta edad: "Ver lo que Alcaraz ha sido capaz de hacer en tan poco tiempo es una locura. Tiene mucha disciplina y le encanta el deporte. Es divertido de ver. Tiene muchas ganas de hacerlo bien, pero también lleva un showman dentro, y eso me gusta. Le encanta involucrar a los espectadores, que la gente coree su nombre, lo cual es genial", elogió.

A Kyrgios siempre se le ha acusado de ser poco trabajador y de desaprovechar su talento: "He sido muy disciplinado durante todo ese tiempo. Apenas me perdí ninguna parte del proceso. He estado trabajando muy duro, tratando de hacer todo lo posible. No creo que lo que ha pasado haya sido anormal", relató sobre su recuperación.

"Creo que la gente olvida lo extenuante que es este deporte, lo físico que es. Los que están fuera de esto no entienden. Creen que sólo porque no es un deporte de contacto, no es tan físico. Reto a alguien a salir y jugar cuatro horas con Novak y ver cómo te sientes después", concluyó el tenista de Canberra.