El nuevo Camp Nou inicia un camino de 18 meses: Laporta pone la primera piedra

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El nuevo Camp Nou inicia un camino de 18 meses: Laporta pone la primera piedra
Laporta, eufórico al hablar del nuevo Camp Nou
Laporta, eufórico al hablar del nuevo Camp Nou
LLUIS GENE / AFP
Acto de celebración en la Ciudad Condal a propósito de las obras que arrancarán en apenas unos días y que harán imposible que el conjunto azulgrana pueda jugar en su habitual casa durante, en principio, año y medio.

El Barcelona se muda por reformas y cambia de hogar por un tiempo, ni más ni menos que toda la temporada 2023/24 y una parte de la siguiente. El Olímpic de Montjuic, un estadio con peores accesos y menor aforo (algo menos de 50.000 asientos), acogerá al conjunto dirigido por Xavi Hernández. Será el escenario de, esperan los aficionados, grandes noches... a poder ser en Europa tras lo visto durante estos últimos meses, con derrotas duras frente a Bayern de Múnich, Inter de Milán y Manchester United.

Un encuentro intrascendente ante el Mallorca, con doblete de Ansu Fati y otro tanto de Pablo Gavi en un ejercicio de poderío juvenil, como final a una larga etapa. El Spotify Camp Nou seguirá en la misma ubicación y apenas habrá que añadirle aquello de "nuevo", por lo que hay menos drama en comparación a lo que vivieron los seguidores del Atlético de Madrid con la demolición del Vicente Calderón. Sin embargo, muchos culés se emocionaron en un encuentro con aroma a despedida.

Joan Laporta ha sido el gran protagonista este lunes en la Ciudad Condal: ha cogido la pala y se ha encargado de ocultar bajo tierra el baúl de los recuerdos, en el cual se podía ver una bandera catalana, otra con los colores y el escudo de la entidad, así como un balón de la marca deportiva que patrocina al Barça. Ha sido Melanie Serrano, leyenda de la sección femenina, quien lo ha colocado dentro de la caja después de recordar que le marcó al Espanyol ante su gente en ese mismo lugar.

Xavi Hernández como técnico, Sergio Busquets como capitán y diferentes representantes de La Masía también estuvieron presentes en el arranque de la profunda transición que se va a vivir en el Camp Nou. Quien más habló, sin embargo, fue el citado Laporta, quien no quiso dejar a un lado la palabra "futuro" e incluso se aventuró a decir que, una vez estén terminadas las obras, se ha habrá hecho realidad lo que considera "un sueño barcelonista colectivo", aparte de que será "un proyecto de ciudad".