España roza una remontada histórica, pero queda fuera de la final del Mundial (23-26)

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

España roza una remontada histórica, pero queda fuera de la final del Mundial (23-26)

España roza una remontada histórica, pero queda fuera de la final del Mundial (23-26)
España roza una remontada histórica, pero queda fuera de la final del Mundial (23-26)AFP
España se quedó fuera de la final del Mundial de balonmano tras caer ante Dinamarca por 23-26. Los de Ribera fueron siempre por detrás en el marcador, pero nunca se dieron por vencidos, ni siquiera cuando se vieron cinco tantos abajo a menos de cinco minutos para la conclusión del encuentro. Los Hispanos lucharán por la medalla de bronce.

Ya el partido arrancó con un 0-2 que hacía presagiar las dificultades que España iba a encontrar con Dinamarca. Pol Varela fue en esos instantes el que dirigió a sus compañeros en ataque para neutralizar la desventaja. Sin embargo, no fue suficiente porque Maqueda no tenía el día en defensa. Dos exclusiones en menos de 20 minutos mermaron muchísimo la intensidad de la zaga de los Hispanos, que siempre se veían con 3 o 4 goles de distancia en contra. 

El 5-9 en el ecuador del primer tiempo obligó a Jordi Ribera a parar el encuentro y le salió con un 5-2 de parcial. A falta de cinco minutos para el descanso, el 10-11 reflejaba esa mejoría con un Gonzalo empezando a hacer milagros desde la portería. Fue cuando su ‘colega’ Landin, el meta danés, provocó una tangana acusando a Dani Duishebaev de golpearle intencionadamente en el rostro. El vídeo, aunque Landin sangraba, demostró que esa acusación no era real porque el balón le dio en la nariz después de haberle rebotado a él mismo en el hombro.

Landin, sangrando tras darle el balón en la cara
Landin, sangrando tras darle el balón en la caraAFP

Lejos de espolear a los españoles, ese juego sucio benefició a Dinamarca que firmó un 0-3 en los últimos minutos con su habitual juego rápido y combinativo para llegar al descanso con un resultado muy preocupante para los españoles (10-15). 

Una remontada ¿imposible?

Los Hispanos no tenían otra que arriesgar con ataques rápidos, más fluidos pero con más opciones de precipitarse. Jugando contra el reloj, y ante una defensa tan bien trabajada como la que se encontraban delante, no era una tarea nada sencilla. De hecho, en el minuto 43, la distancia seguía siendo la misma (15-20). 

Landin defendió muy bien su portería
Landin defendió muy bien su porteríaAFP

Podía haber entrado la depresión o la ansiedad, estados de ánimo que habrían complicado aún más la semifinal. Sin embargo, estando en la portería española Gonzalo Pérez de Vargas, dejar de luchar y de creer es imposible. En apenas cuatro minutos, con 13 aún por jugarse, un 4-0 (19-20) volvió a meter en el choque a los ibéricos.

Del posible 21-21 al casi definitivo 20-25

Las paradas de Gonzalo siguieron haciendo estragos en los daneses y España tuvo posesión para igualar a 21 ya dentro de los diez últimos minutos, pero no la aprovechó. Ahí se acabó la energía porque Dinamarca enganchó un 0-4 (20-25) que rompió definitivamente el duelo. O no, porque los Hispanos no regalan ni una gota de sudor. Sacaron fuerzas de donde ya no las había y volvieron a recortar (23-25) a minuto y medio para el final. 

Gonzalo Pérez de Vargas tuvo una actuación colosal
Gonzalo Pérez de Vargas tuvo una actuación colosalAFP

Un siete metros en contra parecía ya definitivo, pero Gonzalo, qué porterazo, detuvo el penalti a Hansen. En el siguiente ataque, Solé tuvo la oportunidad, también desde los siete metros, de poner a la selección a uno, pero Landin también es un grandísimo meta y desvió el lanzamiento. Ahí ya sí, España se vio fuera y Dinamarca, tras anotar un nuevo tanto, se clasificó para la final del Mundial (23-26).

Los Hispanos deberán conformarse con luchar, por segunda edición consecutiva, por el bronce. 

 

Todas las estadísticas del partido, en Flashscore.