Abrines, tercer máximo triplista de la historia del Barcelona

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Álex Abrines ya es el tercer máximo triplista de la historia del Barcelona
Álex Abrines para el tiempo con un triple desde la esquina.
Álex Abrines para el tiempo con un triple desde la esquina.
acb Photo / S. Gordon
El balear subió un puesto en el preciado podio culé gracias a una sobresaliente actuación en el derbi contra el Bàsquet Girona (115-78).

Álex Abrines ya es historia del Barcelona: este domingo se convirtió en el tercer máximo triplista del club. Llevaba 404 hasta que empezó el partido y anotó otros cuatro más, sin fallar ninguno, para aumentar su cuenta a 408. Ese buen hacer, sin embargo, no le sirvió para erigirse como el mejor jugador del encuentro porque tanto Willy Hernangómez como Darío Brizuela sumaron 20 puntos -el ex de los Pelicans, además, capturó una decena de rebotes).

Cabe recordar que el alero militó también en el Unicaja de Málaga, donde sumó otros 13 más, de modo que la cifra total en la Liga Endesa asciende a 421. Buena parte de su formación, de hecho, la llevó a cabo en la Costa del Sol. Apenas necesitó una temporada con el primer equipo para llamar la atención de los catalanes en 2012, una propuesta que aceptó cuatro años antes de dar el salto a la NBA (jugó druante tres campañas en Oklahoma City Thunder).

Abrines dejó atrás a quien hasta ahora ocupaba el bronce, Chicho Sibilio, leyenda de la entidad que falleció en 2019. Sus 407 tiros desde la línea de 6,75 metros quedan para el recuerdo y el hecho de que ahora baje un puesto en el ranking sirve para recordar su figura (llegó a la Ciudad Condal en 1976 y conquistó, entre otros títulos, cinco ligas ACB). Formó una tripleta legendaria con Nacho Solozábal -quinto con 371 unidades- y Juan Antonio San Epifanio Epi -segundo con 627-.

El rey es, y lo seguirá siendo por un tiempo indefinido, Juan Carlos Navarro. Es el único que alcanza el millar (1.179) y casi dobla a su más inmediato perseguidor. Todavía con 30 años, el mallorquín tiene tiempo para seguir ampliando sus registros, pero parece imposible que pueda siquiera acercarse al campeón del mundo con España, quien ejerce como manager de la sección de baloncesto del Barça tras relevar a Nacho Rodríguez en 2021.