El Real Madrid sigue en racha, gana en Valencia y continúa a la caza de los primeros (68-79)

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

El Real Madrid sigue en racha, gana en Valencia y continúa a la caza de los primeros (68-79)

El Madrid fue superior al Valencia en el Fuente de San Luis.
El Madrid fue superior al Valencia en el Fuente de San Luis.@RMBaloncesto
Con la mente puesta en Kaunas, en esa semifinal de la Final Four del 19 de mayo a las 20:00 contra el Barça, el equipo de Chus Mateo se presentó en el Pabellón Fuente de San Luis con la idea de no bajar los brazos y seguir peleando hasta el final por intentar alcanzar la primera plaza que ahora ocupan culés y Cazoo Baskonia

Reservando jugadores y dosificando minutos a los más castigados por la dura eliminatoria ante Partizán de Belgrado, el potencial del Real Madrid fue suficiente para superar a un Valencia Basket que está justo en el límite de los puestos que dan acceso al play off por el título de liga.

Desde el principio se vio que había un jugador más descansado y con más energía que el resto. Guerson Yabusele, que no ha disputado ninguno de los tres últimos partidos de su equipo en Euroliga, quiso reivindicarse y se convirtió en la referencia ofensiva de los blancos. Disputó un encuentro muy completo y acabó con 25 puntos, 7 rebotes, 2 asistencias y 28 de valoración. Tendrá que intentar repetir estas actuaciones en la lucha por la liga porque Kaunas estará vetada para él por la sanción que le cayó tras los incidentes del WiZink Center en el segundo duelo contra los serbios. 

Mario Hezonja volvió a ser SuperMario y fue un lugarteniente de lujo para su compañero con 20 puntos, incluido un porcentaje del 67% en triples (4 de 6) y 25 de valoración. 

El Valencia quería pero no podía. El poderío blanco era superior. James Webb (18 puntos) y Chris Jones (13) fueron los que mostraron más acierto pero no fue suficiente. 

El domingo esperan dos partidos de lujo: Gran Canaria - Real Madrid y Cazoo Baskonia - Barcelona con el liderato en juego. El final se acerca, la tensión aumenta y la emoción crece.