Davidovich debuta con derrota en Shanghái y Sorribes toca el cielo en Pekín

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sorribes conquista Pekín en dobles y Davidovich se despide de Shanghái
Sorribes y Bouzkova, campeonas en Pekín.
Sorribes y Bouzkova, campeonas en Pekín.
PEDRO PARDO / AFP
Cara y cruz para los españoles por tierras asiáticas este domingo: de la derrota prematura del andaluz al éxito compartido de la valenciana.

Alejandro Davidovich tendría que haber jugado este sábado contra Arthur Fils, pero la lluvia provocó que el encuentro se retrasara un día. Era su debut en el Masters 1000 de Shanghái, torneo que disfrutó durante menos de una hora y media, lo que tardó en perder. Partía como favorito, pero ni siquiera fue capaz de forzar una tercera manga que, sin lugar a dudas, le hubiese dado esperanzas y hasta podría haber cambiado el negativo desenlace.

El malagueño tuvo una bola de break para ponerse por delante en el tercer juego, pero su rival lo impidió e incluso rompió el saque de forma inmediata para abrir una brecha. El primer set se escapó por 6-2 y el siguiente tuvo un guion muy parecido por momentos. La gran diferencia estuvo en la reacción de Davidovich, quien amagó con remontar un adverso 5-2, pero finalmente acabó muriendo en la orilla cuando ya pensaba en el tiebreak (7-5).

La única esperanza es Carlos Alcaraz, que ya sabe quién será su siguiente escollo: Daniel Evans. Tres veces se ha enfrentado al británico, una de ellas en un Grand Slam (US Open), y siempre ha ganado con una notable autoridad. El balance a nivel de sets es, de hecho, muy favorable al murciano (7-1), por lo que podrá mirar de nuevo hacia esos precedentes para ver qué cosas debe emular este lunes. Ambos aspiran a conseguir el pase a los octavos de final.

La gran alegría de la jornada tiene como protagonista a Sara Sorribes, que ya ganó en agosto el torneo de Cleveland. Aquella vez lo hizo sola, lo que da un mayor reconocimiento, pero igualmente tiene motivos para celebrar porque es un nuevo título que incorpora a sus vitrinas. La castellonense y la checa Marie Bouzkova vencieron en el duelo decisivo a Hao-Ching Chan y a Giuliana Olmos (6-3, 0-6 y 4-10) para proclamarse campeonas en la capital china.