Bautista se despide de Miami tras caer contra Ruusuvuori, igual que en Indian Wells

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Bautista se despide de Miami tras caer contra Ruusuvuori, igual que en Indian Wells

Bautista, adiós al Masters 1000 de Miami
Bautista, adiós al Masters 1000 de MiamiAFP
El español vuelve a ser víctima de un guion similar al de hace 14 días y dice adiós de nuevo a un torneo importante en su debut. Su pesadilla más reciente tiene nombre y apellido.

Roberto Bautista (34), que llegaba a la cita después de haber perdido cinco de sus últimos seis encuentros, se estrenaba en el Masters 1000 de Miami contra el tenista que lo echó de Indian Wells a las primeras de cambio dos semanas atrás. Emil Ruusuvori (23) se impuso de forma muy ajustada en el primer set, con tie break incluido, y repitió triunfo con mucha más solvencia en la segunda manga (2-6). Sin embargo, cayó derrotado en la siguiente ronda por Alexander Zverev, que necesitó más de dos horas y media.

Era toda una oportunidad para reivindicarse ante un rival de diez años menos, al que le interesaba hacer largo el partido. El finlandés salvó dos puntos de break en el cuarto juego para mantener el pulso en un primer tramo bastante igualado y culminó esas trascendentales jugadas rompiéndole el saque a su rival para ponerse en ventaja justo antes de servir, a sólo un paso de poner el 0-1 en el marcador. Con todo a favor, por supuesto, no dejó pasar la oportunidad de dar ese primer golpe letal (4-6).

Mucho más movido arrancó el siguiente set. Bautista se puso 2-0 y bien pudo abrir una brecha todavía más grande, pero perdió el servicio en dos ocasiones consecutivas y todo cambió radicalmente (2-3). Esta losa no fue tan pesada como pudiera imaginarse para el castellonense, obligado a sacar lo mejor de sí mismo en el intento por igualar de nuevo. Los minutos de desenfreno se saldaron con otra remontada (4-3), ahora en sentido contrario, para darle todavía más emoción a un partido que fue de menos a más.

Ruusuvori cumplió y se adjudicó el octavo juego. Peleó para dar un paso de gigante por llevarse el duelo, pero la garra del número 28 del ranking ATP le hizo experimentar ese sentimiento de frustración tan habitual en el tenis. Más contento debió sentirse cuando salvó dos bolas de set y firmó el 5-5, aunque pudo ser todavía mejor si hubiera aprovechado algunas de las tres pelotas de break que gozó para establecer el 5-6. En cualquier caso, seguro, no le quitará el sueño porque selló la victoria en el desempate (5-7).

Todas las estadísticas del choque entre Bautista y Ruusuvori, disponibles en Flashscore.