Sánchez repudia la actitud de Rubiales y ve "insuficientes" sus disculpas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sánchez condena el beso de Rubiales a Jenni: "Fue un gesto inaceptable"
Rubiales y Sánchez coincidieron este martes.
Rubiales y Sánchez coincidieron este martes.
PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP
El presidente del Gobierno en funciones fue muy claro cuando le preguntaron por el tema que, desde el propio domingo, ha ensuciado un histórico logro que no será sencillo de emular dentro de cuatro años.

Pedro Sánchez (51) recibió este martes por la mañana en Moncloa a las futbolistas de la selección femenina, a las que distinguió con la Medalla y Placa de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo. Ha sido una jornada intensa para el secretario general del PSOE, ya que también visitó al rey Felipe VI en la ronda de consultas para trasladarle su intención de presentarse a la investidura un día antes de que se cumpla un mes desde las elecciones. Después, compareció en rueda de prensa para compartir sus sensaciones tras este encuentro y, en otro orden de cosas, analizar el asunto que protagoniza Luis Rubiales (45).

Horas después de saludarse con frialdad en ese recibimiento, censuró su modo de actuar con Jenni Hermoso (33) mediante las siguientes palabras: "Creo que ellas, las jugadoras, lo han hecho todo para ganar, pero es verdad que ha habido algunos comportamientos, en este caso el del señor Rubiales, que si manifiestan algo es que en nuestro país queda aún mucho camino por recorrer en materia de igualdad, de respeto y en esa equiparación de derechos entre las mujeres y los hombres".

Rostro serio de Rubiales en Moncloa.
PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP

Todavía más claro fue en los segundos posteriores, cuando volvió a condenar ese beso no consentido a la futbolista del Pachuca tras la victoria ante Inglaterra. Además, hizo referencia al vídeo publicado a modo de perdón: "Lo que vimos fue un gesto inaceptable y creo también que las disculpas que ha dado no son suficientes, incluso diría que no son adecuadas. Por tanto, tiene que continuar dando pasos para aclarar lo que vimos todos a través de los medios de comunicación".

Sánchez dejó claro que ni mucho menos depende de él la continuidad del grancanario y, al contrario que sus socias Irene Montero o Yolanda Díaz, no pidió la dimisión de forma explícita. Aunque el principal responsable de la Real Federación Española de Fútbol ha resistido a multitud de informaciones que comprometían su continuidad, nunca antes había tenido tanta presión, sobre todo desde la clase política. Tanto es así que ha puesto de acuerdo a, entre otros, Miquel Iceta (ministro de Cultura y Deporte) y Cuca Gamarra (portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados).