Asensio rescata a un Madrid espeso y aburrido hasta la salida de los tres mosqueteros (1-0)

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Asensio rescata a un Madrid espeso y aburrido hasta la salida de los tres mosqueteros (1-0)
Asensio marcó, con algo de suerte, el único gol del partido.
Asensio marcó, con algo de suerte, el único gol del partido.
AFP
Pocas veces se han visto tantos bostezos en el Bernabéu durante esta temporada y a tantos aficionados más pendientes del banquillo, para saber cuándo salía a calentar Vincius, que del tedio que ofrecían sus compañeros sobre el campo. Tras una primera parte para dormir elefantes, Ancelotti cambió de piloto y de neumáticos. Primero salió Kroos, luego Modric y Vinicius y el equipo empezó a ser reconocible. Sacaron los tres puntos pero el duelo con el City requerirá otra cara y otra actitud. El Getafe deberá sacar el colmillo para seguir peleando por la supervivencia.

El Getafe afrontaba el partido como una vía de salvación. Para el Madrid era el día de las oportunidades. Hazard, el fichaje de los 100 millones, el jugador que llegó como superestrella de Inglaterra y ha terminado en poco más que adorno en el banquillo, salía de inicio. Era como ponerle un cocido a un hambriento. El belga sólo había disputado 164 minutos hasta el momento en toda la temporada. Algunos aficionados con retranca dudaban sobre si  iría directo al campo al salir del túnel o se desviaría para sentarse al lado de Ancelotti. No hubo lugar al error porque salieron todos al campo, suplentes incluidos, para ofrecer la Copa a la afición. 

A Bordalás, el amigo de Carletto, le faltaba Enes Unal, lo cual es como salir de caza mayor sin escopeta. Tampoco disponía de Damián Suárez, una parte del escudo. Con esos condicionantes se preveía una misión complicada. Por suerte para los azules, Vinicius estaba en el banquillo. Rodrygo y Benzema, no convocados, tampoco serían una amenaza. 

Los capitanes ofrecieron la Copa a la afición antes del encuentro.
AFP

Volvía al equipo Mendy y lo hacía más despistado que un pingüino en el desierto. Un error suyo casi le cuesta un gol a su equipo en el minuto 4. Camavinga, el descubrimiento de Ancelotti para la posición de “3”, estaba dedicado a otras labores en el centro del campo, el hábitat en el que más disfruta. 

Acostumbrados a sus exhibiciones permanentes, un partido del Madrid sin Vinicius es como una fiesta sin música. Y sin música no hay baile. Faltaba chispa. A Hazard le faltó ver algunos vídeos suyos de su etapa en el Chelsea antes del partido para recordar cómo se juega a eso que llaman fútbol. Tenía algunas nociones pero no lo veía claro. 

Estadísticas del Real Madrid - Getafe
Opta by Stats Perform

La primera media hora fue una oda al bostezo. El Getafe llevaba el sello de Bordalás, una roca defensiva con el refuerzo de Djené, su soldado de confianza, en el centro del campo. Al Madrid le faltaba alegría y Carletto miraba de reojo a Vini en el banquillo. Cuando el árbitro señaló el descanso casi se agradeció. 

Tras el tiempo de receso, Mendy se quedó en el vestuario, Camavinga ocupó su lugar en la izquierda y Kroos tomó el mando en la medular para aportar algo de criterio al juego de su equipo. Al tiempo, Vinicius salió a calentar y la grada despertó. 

Hazard volvió a ser titular pero no encontró el camino del gol
AFP

En un corner botado de lujo por Aleñá, Borja Mayoral pudo hacer el primer gol pero su remate de cabeza se fue alto. Asensio lo probó en el 58 pero no encontró puerta. La gente en el Bernabéu estaba casi más pendiente del calentamiento de Vinicius que de lo que ocurría en el campo. Ancelotti decidió en el minuto 60 que era hora de que sonase mambo en el estadio. Vini salió junto a Modric y Mariano, elemento extraño en ese cuadro de jugones. 

Soria evitó el doblete de Asensio

El cambio espoleó más al Getafe que a un Madrid dormido. Un misil tierra-aire de Juan Iglesias desde fuera del área obligó a Courtois a lucirse. Lo mismo intentó dos minutos más tarde Marco Asensio, pero con más suerte porque el balón tocó en Maksimovic, desvió el chut y David Soria nada pudo hacer. El público por fin despertaba. Esos tantos también valen y suman en la cuenta de Asensio, que incrementa su brillante hoja de servicios. Desde el Mundial, el mallorquín ha intervenido en 14 jugadas decisivas, ya sea con gol o con asistencia. Con Modric, Kroos y Vinicius en el campo al Madrid le cambió la cara. 

Vini, fiel a su cita con el gol, marcó en el 76 a pase de Mariano pero estaba en fuera de juego. Asensio pudo hacer doblete, de cabeza, en el 77. Soria lo evitó con un paradón. Camavinga se retiró con un golpe en la rodilla pero no parecía nada serio. Así lo confirmó Ancelotti después del encuentro. Bolsa de hielo y a descansar. El miércoles llegarán curvas peligrosas en Manchester. Para el Getafe es peor. Tiene ante sí una pronunciada pendiente hacia abajo y necesita pisar el freno cuanto antes para no despeñarse. 

Jugador Flashscore: Marco Asensio

Todos los detalles del Real Madrid -Getafe en Flashscore