El Real Madrid quiere olvidar en Múnich el caótico final contra el Mónaco

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El Real Madrid quiere olvidar en Múnich el caótico final contra el Mónaco
El Real Madrid está en una muy buena trayectoria
El Real Madrid está en una muy buena trayectoria
acb Photo / P. Castillo
Los blancos en un momento de forma espectacular, pero dependerá de ellos mismos si la mancha de la pasada semana, cuando perdieron un partido que ganaban por cuatro puntos a unos segundos del final, empieza a ocultarse o, por el contrario, se hace un poco más grande.

El Real Madrid se encuentra en la cuarta posición y lo tiene que hacer muy mal para quedarse fuera de los playoffs de la Euroliga. Comparte trayectoria (ocho victorias y cuatro derrotas) con Olympiacos y Barcelona, todos ellos con un margen de dos triunfos respecto al noveno y al líder (Fenerbahçe). Este compromiso en Alemania (20h30 CET) llega tan solo dos días antes del partido frente a Zalgiris Kaunas (jueves, 19h00 CET). No es la única visita de la semana porque el domingo (13h00 CET) jugarán en Tenerife.

Othello Hunter se reencontrará con su antiguo club. El estadounidense de 36 años pasó por las filas del equipo español en la temporada 2016/17, donde promedió apenas 15 minutos por partido (14,9) de ACB, cifra inferior a la de prácticamente el resto de experiencias, si bien aumentó en competición continental (casi 18). No ofreció un buen rendimiento en el campeonato nacional (mejor en Europa) porque apenas pasó de los cinco puntos y se quedó en 1,8 rebotes.

El Bayern afronta el duelo tras perder frente a Baskonia de forma estrepitosa (78-53) y contra el Bonn -líder en Alemania- por 10 puntos en el torneo regular, aunque estas dos derrotas consecutivas llegan después de cuatro triunfos seguidos (Wurzburg, Maccabi Tel Aviv, Bayreuth y Oldenburg). Los de Múnich se encuentran en la tercera posición de la Basketball Bundesliga con ocho triunfos de 10 posibles.

Tavares regresa

Chus Mateo, que calificó la cita en Múnich como un partido "de máxima exigencia", valoró las circunstancias en las que se encuentra su equipo de cara a la jornada 13: "No somos de poner excusas en nada. No nos quejamos de lesiones y el calendario es el que es. Los jugadores se entregan al máximo, pero mantenerse toda la temporada es difícil. Hay días que la cabeza no está o el físico no está, aunque lo afrontamos como viene, de nada vale lamentarse".

El entrenador, además, actualizó el parte médico: "Entra Tavares, pero Deck no viaja porque sigue dolorido y no queremos correr riesgos con él. Está cerca de volver y no vamos a arriesgar. Sufre una sobrecarga en el cuádriceps tras un golpe que se dio en el partido ante el Fenerbahçe y tiene dos puntos de dolor. A Hanga, con quien habrá que esperar a que esté completamente bien de una lesión que le ha provocado ya un par de recaídas, le falta un poco más que a Rudy porque (el balear) está haciendo cosas con el equipo -sin contacto-, pero en breve espero tener buenas noticias".