Crónica del partido entre EE.UU. y Canadá en el Mundial de baloncesto

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Brooks anula el milagro de Bridges y Canadá se lleva el bronce ante EE.UU. (118-127)

Canadá celebra su medalla de bronce en el Mundial
Canadá celebra su medalla de bronce en el MundialAFP
Muchísimas voces expertas aseguraban que se jugarían el oro, pero finalmente tuvieron que conformarse con luchar por un bronce poco ilusionante... y muy disputado en una cita con acciones para el recuerdo.

Después de que este sábado venciera la Eslovenia de Luka Doncic a Italia (85-89) para acabar séptima y Letonia hiciera lo propio con sus vecinos de Lituania (98-63) en la lucha por el quinto puesto, llegaban los encuentros más importantes del Mundial. Aunque el que enfrentaba a Estados Unidos y a Canadá era el más esperado por el elenco de jugadores de la NBA, lo cierto es que la gran final tiene como protagonistas a Alemania y a Serbia, que sorprendieron el viernes en un auténtico golpe de efecto europeo sobre las potentes selecciones norteamericanas.

Los de Jordi Fernández empezaron de la mejor forma posible, con un parcial de 0-8, y cerraron el tramo inaugural con una valiosa ventaja de nueve puntos (25-34). No es nada en un deporte como el baloncesto y con tanto tiempo por delante, pero era un arranque más que notable. Especialmente acertados se mostraron en ataque, si bien el partido estuvo marcado por el elevador ritmo anotador y el papel residual que, en general, tuvieron las defensas. 

Poco se puede hacer, eso sí, para frenar a un jugador como Dillon Brooks cuando está tan inspirado y tiene esas ganas imperiosas de ser decisivo. Firmó una actuación sobresaliente (37 puntos, 7/8 desde la línea de 6,75 metros, tres rebotes y cinco asistencias). Su compañero Shai Gilgeous-Alexander no acabó muy lejos en cuanto a números (31P, 6R y 12A), incluyendo un doble doble, si bien estuvo mucho menos acertado en el tiro exterior (1/3). Anthony Edwards, de Minnesota Timberwolves, fue el mejor de entre los que actuaron como locales (24P, 5R y 3A).

Bridges, milagro sin premio

El conjunto liderado por Steve Kerr reaccionó antes del descanso y se puso por delante (38-36) en un cuarto que también contó con un intercambio de golpes tras el 12-0 que le endosó EE.UU. Pese al buen hacer del cinco veces campeón del torneo, en un espectacular arreón que amenazaba con cambiar el rumbo del envite, Brooks y compañía volveron a dominar sobre el parqué del Mall of Asia Arena para llegar a los diez minutos finales 82-91.

Mikal Bridges emuló a Ray Allen para forzar la prórroga.
Mikal Bridges emuló a Ray Allen para forzar la prórroga.SHERWIN VARDELEON / AFP

Pero tal y como había ocurrido en el primer tiempo, el Team USA demostró sus credenciales con otro soberbio 12-0 para establecer un 96-64 que le daba mucho atractivo al desenlace. La estrella de los Houston Rockets se estancó un poco y eso benefició a un rival que, pese a llegar con bastante empuje a los compases finales, estuvo muy cerca de morir en la orilla antes de forzar la prórroga (perdían 107-111 e igualaron con agonía). Mikal Bridges hizo la de Ray Allen: anotar desde el 4,60, fallar el siguiente y coger el balón para clavar un tremendo triple a falta de un segundo.

Por suerte para los espectadores -sobre todo para los estadounidenses y los neutrales-, había otro ratito más de show. Y todo podía pasar tras esa última jugada que será difícil de olvidar. En el tiempo extra, aunque parecía que el plantel de Kerr llegaba mejor por haber evitado la derrota in extremis, todo se volvió en contra (118-127) en el adiós a una competición de la cual se despiden con un balance de cinco victorias y tres resultados negativos.

Puedes consultar todas las estadísticas a través de Flashscore.