Open de Australia: Sabalenka, radiante tras revalidad su título de campeones: "No tengo palabras"

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Sabalenka: "Han sido dos semanas extraordinarias, es increíble, no tengo palabras"

Sabalenka, con el trofeo en la rueda de prensa.
Sabalenka, con el trofeo en la rueda de prensa. AFP
Aryna Sabalenka, número 2 del mundo, desplegó su poderío a medida que avanzaban las rondas y arrolló una tras otra a sus rivales para revalidar el sábado su título en el Open de Australia justo un año después de su primer título de Grand Slam en Melbourne.

Al fresco de la Rod Laver Arena, la final fue un reflejo de su brillante quincena en Australia: sorprendió con su potencia a la china Zheng Qinwen, número 15 del mundo y finalista de un Grand Slam por primera vez, al imponerse por 6-3 y 6-2 en 76 minutos.

"Han sido dos semanas extraordinarias, es increíble, no tengo palabras", sonrió Sabalenka.

La bielorrusa de 25 años se convierte en la primera jugadora en más de diez años en ganar dos veces el Abierto de Australia, siguiendo los pasos de su compatriota Victoria Azarenka en 2012 y 2013.

Es una historia de ultradominio: a lo largo de los quince días en Melbourne, Sabalenka no cedió ni un solo set.

En siete partidos, sólo perdió 31 juegos, una media de menos de cinco por partido. En total, pasó poco más de ocho horas en la pista, es decir, no mucho más de una hora por partido.

"No pierdo la cabeza en la pista, no me precipito. Me concentro en lo que tengo que hacer para ganar cada partido que juego, sin pensar demasiado en mis sueños, en cuántos Grand Slams quiero ganar y todo eso", explicó durante el torneo. "Ha sido una cantidad enorme de trabajo".

"Viene con la experiencia, soy más madura, o más vieja, depende de ti", añadió.

Inesperadamente invitada a la final sin tener que enfrentarse a una sola jugadora entre las 50 mejores, después de que las cabezas de serie cayeran una tras otra en su mitad del cuadro, Zheng perdió la oportunidad de convertirse en la segunda china ganadora de un Grand Slam, exactamente diez años después del título de Li Na en Melbourne.

No obstante, la mejor racha de Grand Slam de su joven carrera le vale una recompensa: el lunes entrará en el Top 10, en séptima posición.