Ola de violencia en el fútbol europeo: cuando dominan los violentos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Una epidemia de violencia: cuando el fútbol es tomado por los violentos
El árbitro Halil Umut Meler es agredido por representantes del club Ankaragucu
El árbitro Halil Umut Meler es agredido por representantes del club Ankaragucu
Profimedia
Hinchas apuñalados. Un entrenador desfigurado. Un árbitro pisoteado. Partidos interrumpidos. Partidos suspendidos. Estas son sólo algunas de las situaciones que ha vivido el fútbol europeo en los últimos meses, de Francia a Turquía, de Bélgica a Grecia. Es una epidemia de violencia relacionada con el fútbol que, sin una intervención eficaz, tiene todas las posibilidades de descontrolarse.

El lunes por la noche se produjeron escenas espeluznantes en Turquía al término del empate a uno entre el Ankaragucu y el Rizespor, cuando el gol del empate de los visitantes en el último minuto (90+7) desencadenó una ola de violencia contra el árbitro Halil Umut Meler, que recibió un puñetazo en la cara por parte del presidente del club local y siguió recibiendo patadas cuando cayó al suelo.

Los actos de extrema violencia llevaron a la Federación Turca de Fútbol a tomar la decisión de suspender todas las competiciones hasta nuevo aviso.

"Los que le agredieron no sólo atacaron al árbitro, sino a todo el mundo del fútbol turco. Es una vergüenza para nuestro fútbol. ¡No nos deshonremos en todo el mundo! Hemos tomado todas las medidas necesarias. Impondremos las sanciones necesarias. El club será castigado de la manera más drástica. ¡Basta ya! ¡El fútbol turco no se merece esto!", declaró Mehmet Buyukeksi, presidente de la Asociación Turca de Fútbol.

El dirigente añadió que "todos los que criticaron a los árbitros son cómplices. Presidentes de clubes, directivos, entrenadores, jugadores, todos ellos. Los árbitros son humanos, pueden cometer errores. Pero no podemos pegarles con los puños y los pies".

Los sucesos de Turquía se produjeron el mismo día en que desde Atenas se anunció que todos los partidos de la primera división griega se jugarán a puerta cerrada hasta el 12 de febrero.

Violencia y corrupción endémicas en Grecia

La decisión llega días después de que un policía griego resultara gravemente herido por un petardo durante un enfrentamiento entre vándalos en El Pireo durante un partido de voleibol masculino entre los archirrivales Olympiacos de El Pireo y Panathianikos de Atenas.

El Primer Ministro, Kyriakos Mitsotakis, expresó su "indignación" en su cuenta de Facebook por el "ataque criminal" contra el agente de policía. Aseguró que "continuará la lucha del gobierno contra la violencia en el deporte" y "contra todos aquellos que la incitan o la toleran".

Grecia es uno de los países más afectados por la violencia en el deporte, y el año pasado el gobierno aumentó la pena máxima de prisión de seis meses a cinco años para los autores de actos violentos, pero no consiguió reducir el número de incidentes.

Además, la decisión de disputar partidos sin espectadores se produjo cuando los árbitros amenazaron con no acudir al campo por las amenazas de muerte que reciben constantemente.

A principios de este mes, el partido de liga entre el Olympiacos de El Pireo y el Volos se interrumpió durante casi una hora a causa de la violencia entre vándalos y la policía.

Los jugadores tuvieron que abandonar el campo envueltos en una nube de gases lacrimógenos.

Creyéndose perjudicado por el arbitraje, el Olympiacos de El Pireo acusó al fútbol griego de estar dirigido por "una organización criminal".

Hinchas del Olympiakos implicados en incidentes con la policía
Profimedia

No era la primera vez que la directiva del Olympiacos incitaba a este tipo de acusaciones. En abril, con motivo del derbi contra el AEK de Atenas en la eliminatoria de la Superliga griega, tras el pitido final del partido, decenas de seguidores locales irrumpieron en el campo del estadio Georgios Karaiskakis, arrojando humo y sillas rotas. Fueron detenidos por la policía, mientras los jugadores y el personal del AEK de Atenas se dirigían a los vestuarios bajo la protección de los comisarios.

Unos minutos antes, el presidente del Olympiacos, Evangelos Marinakis, bajó al campo y agredió verbalmente al árbitro del partido.

"Los defraudadores y los estafadores han demostrado que no tienen escrúpulos. Han pitado un penalti en el que no hubo contacto, sin recurrir siquiera al VAR, a pesar de que hubo una falta clara antes del gol del AEK. Toda Grecia está indignada. Los sinvergüenzas y el Gobierno, incapaz de hacerles frente, han matado el fútbol", denunció el Olympiacos en un comunicado.

La policía interviene en el derbi Olympiakos - AEK
Profimedia

El asunto adquirió proporciones internacionales en agosto cuando un joven griego murió tras los enfrentamientos entre seguidores del AEK de Atenas y del Dinamo de Zagreb, equipos que debían disputar la fase previa de la Liga de Campeones.

"Creo que es muy importante que la UEFA adopte un papel más activo en los asuntos del fútbol griego... aunque cada federación sea independiente", dijo entonces Giannis Alafouzos, un poderoso empresario que dirige el Panathinaikos de Atenas desde 2012.

Tampoco ha rehuido hablar de la corrupción endémica en el fútbol griego.

"Hay corrupción. La federación lleva años sin hacer nada. Si no la obligas a ocuparse del funcionamiento del fútbol, no puedes resolver los problemas", dijo Alafouzos a Reuters, citando las investigaciones de los últimos años sobre acusaciones de amaño de partidos, ataques violentos a árbitros y oficiales de partido, y lo que dijo que eran intentos de influir en la Federación Griega de Fútbol.

Hincha apuñalado, entrenador desfigurado

La situación tampoco es más halagüeña en el otro extremo del continente. A pocos meses del comienzo de los Juegos Olímpicos, Francia sufre una ola de violencia relacionada con el fútbol.

A finales de octubre, el entonces entrenador del Olympique de Lyon, Fabio Grosso, resultó herido después de que el autocar del equipo que se dirigía al Estadio Vélodrome, escenario del partido contra el Olympique de Marsella, fuera atacado a pedradas.

"No tenemos que esperar a que ocurra algo peor para tomar decisiones importantes", dijo el italiano en su primera rueda de prensa tras los incidentes que provocaron la suspensión del partido.

"Lo que pasó es inaceptable, no podemos superar algo así", insistió con el ojo izquierdo aún hinchado y varias heridas ocultas bajo la gorra que llevaba sobre los ojos. "Estoy mejor, me recuperaré, pero hay que aumentar las medidas de seguridad para que todo el mundo se sienta seguro".

Fabio Grosso lesionado antes del partido contra el Marsella
AFP

Advertencias que no fueron escuchadas, ya que los incidentes de Marsella resultaron ser sólo el preludio de una situación aún más grave antes del partido FC Nantes-Niza, cuando un seguidor del equipo local fue apuñalado por hinchas rivales y murió en el acto.

El Ministerio del Interior francés ha decidido prohibir la entrada de aficionados visitantes a una serie de partidos nacionales e internacionales, una medida que ha afectado a los seguidores del Sevilla que estaban dispuestos a animar a su equipo en el duelo de la Liga de Campeones en Lens.

"Simplemente, no tiene sentido prohibir a 300 aficionados que vayan a apoyar a su equipo. Soltar esta bomba tan tarde es inaceptable", declaró a la prensa el presidente sevillista, José Castro, en un claro ejemplo de cómo los actos vandálicos pueden afectar a seguidores que no tienen culpa de nada.

"Lamento la decisión, sobre todo por lo tarde que ha llegado la información", declaró también Franck Haise, entrenador del Lens. "¿Cómo vamos a gestionar los Juegos Olímpicos si no podemos recibir a 300 aficionados sevillistas en suelo francés? Hay un gran problema".

Sin aficionados visitantes

La decisión de no permitir la presencia de aficionados visitantes tampoco es ajena al fútbol belga.

Los partidos entre el Anderlecht de Bruselas y el Standard de Lieja se jugarán sin aficionados visitantes en las gradas hasta el final de la temporada 2024-2025 tras los numerosos incidentes registrados en los últimos meses, según anunciaron este lunes (11 de diciembre) los dos clubes insignia del campeonato belga.

"En los últimos seis años, el Clásico belga ha sido interrumpido cuatro veces", explicaron los dos clubes, que son regularmente objeto de sanciones por parte de la federación belga (RBFA). En dos ocasiones, el partido no se reanudó.

"Lo que debería haber sido uno de los grandes momentos del fútbol belga se ha revelado a menudo como una decepción para los aficionados al deporte en los últimos años", señalaron los dos clubes, conscientes de que también penalizaban a los aficionados de buena fe.

Aficionados del Anderlecht en el partido fuera de casa contra el Standard de Lieja
Profimedia

¿Cuánta violencia provoca el vandalismo en el fútbol?

Este es el título de un estudio científico publicado en septiembre de este año en el Journal of Public Economics. Los autores analizaron las tres principales ligas de fútbol alemanas entre 2011 y 2015, tratando de averiguar la magnitud del impacto de la violencia relacionada con el fútbol.

La conclusión fue que los delitos violentos aumentan un 17% los días de partido, con unos costes sociales asociados de unos 58 millones de euros anuales, y se elevan al 63% los días de derbi. Los varones de entre 18 y 39 años son los más implicados.

El estudio también muestra que un partido en casa aumenta el número de agresiones simples en aproximadamente un 13% y las agresiones graves con lesiones corporales graves aumentan en un 25% los días de partido. Las agresiones violentas a agentes de policía también aumentan en un 91% los días de partido y representan el 21% de todas las agresiones provocadas por los partidos de fútbol.

Pero, ¿cuáles son las causas de esta agresividad? Los autores del estudio concluyen que no son las circunstancias sociales ni los problemas domésticos los que dan rienda suelta a esta frustración manifestada en violencia. Incluso la derrota del equipo favorito no está necesariamente en el origen de la agresión, sino el espíritu de grupo, dicen los autores. La afición al fútbol puede dar a algunos individuos un sentimiento de pertenencia, y es probable que "defiendan su territorio" cuando un grupo rival llega a la ciudad para un partido de fútbol.

Pero sean cuales sean las razones, está claro que el fútbol tiene un gran problema y que sólo se tratan los efectos, sin entender realmente las causas que los han provocado. Cuántos hinchas más tienen que morir, cuántos árbitros más tienen que ser golpeados, cuántos jugadores más tienen que sufrir abusos racistas, antes de que se tomen las medidas necesarias para que el fútbol siga siendo lo que debe ser: ¡Una alegría!