Jorge Vilda y Marruecos se quedan sin Juegos Olímpicos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

La Marruecos de Jorge Vilda dice adiós al sueño de los Juegos Olímpicos

Jorge Vilda, adiós a los Juegos Olímpicos.
Jorge Vilda, adiós a los Juegos Olímpicos.NurPhoto vía AFP
El conjunto norteafricano cayó derrotado este martes y no participará en el evento con sede en París.

Marruecos aspiraba a lograr el billete para los Juegos Olímpicos y, de hecho, lo tenía todo a favor. Habían vencido en la ida pese a jugar como visitante (Rosella Ayane marcó un doblete y Lushomo Mweemba anotó para las suyas). Sin embargo, este ventaja parcial resultó inútil, ya que Zambia fue capaz de forzar la prórroga gracias al buen hacer de Barbra Banda, quien tampoco falló desde los once metros en el tiempo extra (0-2).

Las anfitrionas partían como favoritas pese al potencial ofensivo de su rival: no es sólo que habían ganado a domicilio días atrás, sino que afrontaban la cita después de sumar nueve encuentros consecutivos sin perder -la última derrota, de hecho, fue el 26 de septiembre de 2023 ante el propio equipo de Racheal Kundananji y compañía-. Jorge Vilda aún no estaba en el banquillo porque su aterrizaje se produjo en octubre.

El técnico madrileño, para el que piden un año y medio de prisión por presuntamente coaccionar a Jenni Hermoso después del beso no consentido del expresidente de la RFEF Luis Rubiales, aterrizó en el país 'vecino' con ese claro objetivo de estar en la capital gala. La selección que dirige se encontraba en la dirección correcta, sin duda, pero la actual delantera del Orlando Pride, que pasó por las filas del DUX Logroño español, frustró las ilusiones de toda una nación.

Este cruce no afecta de ninguna manera a España, que estaba a la espera de la eliminatoria entre Nigeria y Sudáfrica -se medirán a las primeras-, pero igualmente podía haber una mínima posibilidad de emparejamiento tras la fase de grupos. De este modo, el reencuentro entre Vilda y las jugadoras de la Roja -además de Montse Tomé, su sucesora en el cargo- no tendrá lugar... al menos por ahora, ya que los caminos del fútbol son inescrutables.