¿La solidez defensiva de la selección francesa se verá mermada por las ausencias?

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿La solidez defensiva de la selección francesa se verá mermada por las ausencias?

La selección francesa sufre varias ausencias.
La selección francesa sufre varias ausencias.AFP
Numerosas ausencias y un lateral derecho desconocido ponen en peligro el buen funcionamiento de la selección francesa. A ocho meses de la Eurocopa 2024, estos problemas podrían dejar huella y debilitar a 'Les Bleus'.

"¿Las ausencias en defensa? Es un peligro. No es lo ideal. Me gustaría tener a todos disponibles y tener un punto de referencia", respondió Didier Deschamps este lunes en rueda de prensa. Sin muchos defensas debido a diversas lesiones y a un calendario apretado, el seleccionador tiene que construir su retaguardia con inteligencia. Aunque tiene casi asegurada la clasificación para la Eurocopa 2024, sigue mirando al futuro y quiere continuar por el camino emprendido desde el Mundial. El de la solidez.

Ningún gol encajado en la fase de clasificación

Es una estadística notable. Después de 5 partidos jugados y ganados por la selección francesa en esta fase de clasificación para la Eurocopa 2024, 'Les Bleus' no han encajado ni un solo gol. La bisagra central, formada habitualmente por Lucas Hernández y Dayot Upamecano o Ibrahima Konaté, se las arregla para no dejar que nadie entre por el centro. En la banda izquierda, Théo Hernández proporciona una protección impermeable, mientras que Mike Maignan vigila la portería. Sólo en la banda derecha, compartida por Benjamin Pavard y Jules Koundé, hay dudas sobre su eficacia.

Hasta ahora, sin embargo, las distintas opciones de cobertura en ese lado del campo han dado sus frutos. Eso no ha impedido a Deschamps reforzar el equipo con la selección de Jonathan Clauss en octubre. "La situación me obliga a asumir perfiles diferentes al de Benjamin", explicó el seleccionador. Con Koundé fuera de la convocatoria, esa afirmación resultó aún más acertada, dado que Malo Gusto fue elegido de la misma forma que Axel Disasi, que a su vez quedó fuera de la convocatoria y fue sustituido finalmente por Castello Lukeba.

Obligado a reconsiderar sus planes, Deschamps dispone aún de unos días para decidir qué ocurrirá con su alineación defensiva. Debería conservar sus puntos fuertes, pero diferir en función de la forma y las capacidades de los laterales disponibles.

Pavard, Clauss o... ¿Gusto?

La opción más obvia es el lateral derecho del Inter. Es el jugador que más tiempo lleva en esta posición en la selección francesa, y ya ha demostrado que puede mantenerse. Relegado a un segundo plano desde el Mundial, y tras un bajón de forma en su club, no siempre ha sido la opción preferida. Pero contra Países Bajos, cuando Francia está prácticamente clasificada, y en el amistoso contra Escocia, debería poder desempeñar su papel.

Por otra parte, Clauss también tiene un papel que desempeñar en esta concentración. Tras una buena racha con el Marsella y un regreso a un buen nivel, el lateral necesita demostrar su valía para estar en la mejor forma posible sobre el terreno de juego. Su motivación le empujará probablemente a superarse con vistas a la próxima Eurocopa. De él depende dejar huella y mantenerse ahí.

Malo Gusto en el entrenamiento del lunes.
Malo Gusto en el entrenamiento del lunes.AFP

En cuanto a Gusto, se trata de su primera convocatoria con la absoluta. Suspendido con el Chelsea los tres últimos partidos y muy titubeante al principio de la temporada, es poco probable que se le utilice en esta concentración, salvo en caso de fuerza mayor. Su perfil es más el de un jugador de pasillo que el de un verdadero activo defensivo en una línea de cuatro, por lo que el londinense aprenderá más de lo que jugará. No obstante, está seleccionado y sin duda se beneficiará de la oportunidad de aprender de sus compañeros.