Los aficionados de Boca Juniors invaden Copacabana por la Libertadores

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Copacabana habla español tras la invasión de xeneizes por la Libertadores
Aficionados de Boca Juniors inundan Copacabana.
Aficionados de Boca Juniors inundan Copacabana.
CARLOS FABAL / AFP
La ciudad de Río de Janeiro fue tomada por aficionados del histórico club argentino, que este sábado afronta un encuentro histórico ante el Fluminense.

Los colores azul y amarillo del equipo argentino bañaban el jueves la playa de Copacabana, presidida en la calzada por un gran reloj negro con la cuenta atrás para el partido continental más importante del año, en el templo del Maracaná.

Con amigos y "mucho sacrificio", Gonzalo Llapur viajó en coche durante 38 horas desde la provincia de Santiago del Estero (norte). "Vinimos a pesar de la situación que tenemos en Argentina en lo monetario" y que "todo nos sale mucho más caro", dice este comerciante, de 38 años.

"Somos una locura. No tenemos entradas, pero acá vamos a estar, apoyando desde la playa", dice, antes de ponerse a bailar y a cantar sobre la arena: "Quiero la Libertadoreees...", lo que contagia a decenas de xeneizes alrededor, que se despegan de la toalla y entonan el cántico al unísono.

La alcaldía de Río espera hasta el sábado a más de 100.000 aficionados de Boca Juniors, pese a que la Conmebol sólo puso a la venta unas 22.000 entradas para los aficionados de cada equipo en el Maracaná, con capacidad para unos 79.000 espectadores.

Dimisión por pasión

La porteña Marina Simonet ya es casi una institución del Xeneize desde que dimitió de su trabajo para apoyar a su equipo en la vuelta de la semifinal contra el Palmeiras, el mes pasado en Sao Paulo.

"Trabajaba en una oficina y no me daban los días" para viajar a Brasil. "Son cosas que pasan", resume, tras posar con otros hinchas a la orilla del mar con una bandera que reza "Abrazada a la ilusión que me condena".

"¡Lo que uno siente! Llegar a esta instancia y lo que va pasando, nervios, frustraciones, gastos...", expresa esta mujer, de 43 años, tan segura de su Boca que compró el billete de avión a Rio dos meses antes de que se definieran los finalistas.

El intruso del "Fla"

Nelly Salomón parece llevarse el récord entre sus compatriotas presentes: viajó 51 horas en autobús desde la provincia de Tucumán (noreste). Esta joven, de 23 años, apenas una niña cuando el equipo boquense ganó su sexta Libertadores en 2007, está convencida de la victoria del once de Jorge Almirón ante Fluminense, que solo disputó una final del torneo (2008), y la perdió.

"Esta final es de nosotros" pero será "por penaltis, a lo Boca, sufriendo hasta el último minuto", dice de un equipo que desde los octavos avanzó en el torneo en la definición desde el punto blanco.

Con camiseta de Boca, Roberto Oliveira se delata en portugués: es flamenguista.

Los precedentes entre Boca y 'Flu'.
Flashscore

Este policía, de 40 años, voló desde el estado brasileño de Roraima (norte) por la legítima razón, defiende, de apoyar al Boca ante el 'Flu', rival carioca del popular equipo rubro-negro.

"Claro que apoyamos a un equipo argentino, en Brasil todos van contra Flamengo", dice Oliveira, quien no quiere ni pensar en la posibilidad de que el Fluzao alce su primera Libertadores.

Una cordialidad que faltó en la tarde del sábado en la playa de Copacabana, donde se registraron incidentes cuando hinchas del Fluminense irrumpieron ante aficionados de Boca, llevando a la intervención de la policía militar de Río, constató la AFP.

"Feliz paseo"

Más allá del incidente puntual ha reinado la camaradería.

A pocos metros de la concentración de Boca, un pequeño grupo de aficionados tricolores, instalados tranquilamente en sillas de playa, observa la fiesta argentina con filosofía.

"Está bien que disfruten. Pero espero que se vayan tristes. Felices por el paseo, pero la Copa se queda aquí", dice Mateus Mureci, de 27 años, llegado de Espirito Santo (sureste) para borrar de una vez los malos recuerdos que le traen la final perdida de 2008, contra Liga de Quito.

Entretanto, el taxista Bezerro se pregunta hasta cuándo permanecerán los argentinos allí. En la última gran invasión, los seguidores de la Albiceleste coparon la ciudad para el Mundial de 2014. Las autoridades "tuvieron que repatriar a decenas porque no tenían cómo pagarse la vuelta", recuerda.

Podrás seguir el choque en directo a través de Flashscore.