Copa de la Reina | El Barça mira hacia una final ante Real Sociedad o Atlético

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

El Barça piensa ya en una final de la Copa de la Reina frente a Atleti o Real Sociedad

Vicky López controla el balón en San Mamés.
Vicky López controla el balón en San Mamés.F.C. Barcelona
Las azulgranas consiguieron una sólida victoria en San Mamés y, salvo sorpresa mayúscula, estarán en el choque por el título.

El Barcelona tiene pie y medio en la final de la Copa de la Reina tras lo ocurrido en el campo del Athletic Club de Bilbao, donde 23.490 personas disfrutaron de algunas de las mejores futbolistas del mundo. De hecho, Aitana Bonmatí, Balón de Oro entre otros tantos títulos, firmó un magnífico doblete para liderar a las suyas. Mención especial, eso sí, para Graham Hansen, asistente por partida doble en ese fulgurante inicio.

Aitana encarriló el triunfo recién superado el cuarto de hora. La conexión con la futbolista noruega, que participa en algún gol de su equipo en prácticamente todos los encuentros, resultó determinante para dar calma de cara a los siguientes minutos. Ya con el desenlace cada vez más cerca, Salma Paralluelo hizo bueno el pase de Patri Guijarro y consiguió una diana que convierte la vuelta en apenas un trámite (0-3).

Inevitablemente, las de Jonathan Giráldez piensan ya en la cita contra Atlético de Madrid o Real Sociedad. Como era de esperar, hay mucha más igualdad en la otra eliminatoria (1-1). Todo se decidirá la siguiente semana y en tierras donostiarras, el lugar en el cual las blanquiazules intentarán lo que al equipo masculino se le resistió tras caer vía penaltis frente al Mallorca. Llegar a los lanzamientos desde los once metros también en la versión femenina, una posibilidad más que real.

Lo cierto es que una pena máxima pudo cambiar el guion del encuentro durante el primer acto: Sheila Guijarro desaprovechó una oportunidad idílica para adelantar a las suyas allá por el 37'. Luego, Amaiur Sarriegi marcó a pase de la finlandesa Sanni Franssi, un contexto magnífico que cambió en el tiempo de descuento por culpa de la venezolana Gabriela García. Así, toda la emoción se concentra sobre este atractivo pulso que aún debe continuar.