Los Grinch del tenis en 2023: las grandes enemistades de este año

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

El Grinch del tenis: las grandes enemistades entre jugadores en 2023

Definitivamente, Zverev y Medvedev no son los mejores amigos.
Definitivamente, Zverev y Medvedev no son los mejores amigos.AFP
Es época de hacer listas de amigos y conocidos a los que enviar felicitaciones navideñas. Si los tenistas profesionales participan en esta tradición, ya podemos estar seguros de cuáles no entrarán en la lista de sus rivales.

El año 2023 estuvo lleno de rivalidades memorables, y aunque la mayoría de ellas no se extendieron más allá de la pista, algunas fueron un poco más personales. He aquí cinco dúos cuyas desavenencias seguro que les ha hecho no colocarse en la lista de buenos deseos para Navidad.

Daniil Medvedev y Alexander Zverev

Empezaremos con una rivalidad que no es nueva en absoluto, pero que en 2023 siguió siendo tan feroz como siempre. Los dioses del tenis, claramente necesitados de un poco de agresividad a la antigua usanza, enfrentaron a Medvedev y Zverev seis veces este año, y ambos han demostrado constantemente su escaso afecto en sus encuentros.

Quizás el momento más llamativo en este sentido fue su duelo en Montecarlo. Después de que Medvedev cometiera una doble falta y perdiera su saque, decidió dañar la red arrancando una barra de hierro mientras Zverev miraba y se reía, pero al alemán ya no le hizo gracia después de fallar un punto de partido y perder.

"Es uno de los jugadores más injustos del mundo. Me tomo muy en serio el juego limpio y la deportividad. Él no lo hace. Hay mil situaciones en las que siente que empiezo a jugar mejor y en las que intenta hacer algo cada vez. Como deportista, estoy muy decepcionado con él", declaró Zverev a Sky Alemania. En respuesta, Medvedev le dijo a su rival que se mirara en el espejo, y desde entonces las cosas siguen tensas entre ellos.

Elina Svitolina y Aryna Sabalenka

Elina Svitolina regresó a los torneos en abril tras un paréntesis de un año causado por el embarazo y el "agotamiento emocional" provocado por la guerra en Ucrania, su país natal. El conflicto bélico surgió como gran tema de conversación tras su partido de cuartos de final del Abierto de Francia contra Aryna Sabalenka.

Svitolina había declarado antes del Grand Slam que no daría la mano a ninguna jugadora rusa o bielorrusa, así que no le hizo mucha gracia que la bielorrusa se quedara en la red esperando para estrecharle la mano al final de su duelo mutuo.

"No sé a qué estaba esperando porque mis declaraciones fueron suficientemente claras. Mi reacción inicial fue como: "¿Qué estás haciendo?", porque en todas mis ruedas de prensa he dicho mi postura, así que no lo sé", dijo Svitolina.

Todo el asunto empeoró por el hecho de que Sabalenka se negó repetidamente a condenar la guerra en las ruedas de prensa cuando se le preguntó, alegando que no quería hablar de política. Al final lo hizo, pero Svitolina siguió mostrándose un poco fría con su rival cuando se le preguntó por la posibilidad de encontrarse en la final de Wimbledon cuando ambas alcanzaron las semifinales.

Márton Fucsovics y Sebastian Báez

Del altercado provocado por el más serio de los temas, pasamos ahora a uno pronunciadamente tonto que destaca como uno de los momentos más divertidos de 2023. Tras ponerse un set y un break por detrás de Báez en Lyon, un frustrado Fucsovics, descontento con los gritos de su oponente, preguntó si su rival tenía 12 años, a lo que un algo desconcertado Báez respondió que tenía 22.

"Te comportas como un niño de 12 años. Estos putos veinteañeros juegan tan deslealmente. 'Vamos' después de cada tiro que fallo, gritas como una zorra", dijo el tenista de 31 años, que acabó perdiendo en sets seguidos. La última vez que se quejó fue durante un apretón de manos en la red y probablemente tenga pesadillas con el argentino gritándole "vamos".

Zhang Shuai y Amarissa Toth

Volvamos ahora a la polémica más seria: Toth se ha ganado las críticas de todo el mundo del tenis por la forma en que actuó contra Zhang Shuai en julio.

La jugadora china jugó una derecha que parecía estar en la línea pero estaba fuera. La árbitra fue a ver la huella de la pelota y, sorprendentemente, mantuvo su decisión original. La exasperada jugadora asiática pidió entonces la intervención del supervisor del torneo y pidió a su rival que no borrara dicha marca, pero Toth la ignoró y así lo hizo.

Shuai, que fue fuertemente abucheada por el público húngaro, que apoyaba totalmente a la heroína local Toth, sufrió un ataque de pánico y se retiró del partido entre lágrimas; su rival levantó las manos y celebró su "victoria". Toth se disculpó entonces y admitió que había cometido un error, pero tal disculpa probablemente no fue suficiente para que su rival le deseara ahora unas felices vacaciones.

Nick Kyrgrios y Boris Becker

A pesar de que apenas ha pisado una pista de tenis este año por culpa de las lesiones, Kyrgios se las ha arreglado para discutir con alguien, y ese alguien es una de las leyendas del tenis. Todo empezó cuando el australiano sugirió que jugadores de generaciones anteriores, como Becker, no serían tan buenos en el tenis moderno. El alemán no se tomó bien la afirmación y desde entonces no han dejado de discutir en la red social Twitter. Enterrar el hacha de guerra y reconciliar a ambos sería un auténtico milagro navideño.