El Barça gana El Clásico en Euroliga y endosa al Madrid su primera derrota (75-73)

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El Barça gana El Clásico en Euroliga y endosa al Madrid su primera derrota (75-73)
El Barça gana El Clásico en Euroliga y endosa al Madrid su primera derrota (75-73)
El Barça gana El Clásico en Euroliga y endosa al Madrid su primera derrota (75-73)
Euroleague
Con suspense, con Llull fallando el triple que hubiera dado la victoria al Real Madrid, el Barcelona se apuntó la victoria en El Clásico de baloncesto, la primera de la temporada en Euroliga, y endosa la primera derrota a los blancos en el curso 22-23. Satoranksy, con 12 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias, clave en el triunfo.

Esperaba con ansia el Palau Blaugrana la venganza contra el Real Madrid después de la derrota en la Supercopa con el primer título en juego de la temporada. También esperaba Jasikevicius que su equipo mejorase, que algunos jugadores dieran un paso adelante, y que se plantaran ante el eterno rival y les borraran de la cara la sonrisa de haberlo ganado todo en el curso 22-23. 

Ya desde el salto inicial, ese empuje, ese subidón de adrenalina, se notó y mucho. Los blancos no atinaban con la defensa y los porcentajes azulgranas no hacían más que subir y subir gracias a tiros cómodos y acciones de enorme superioridad física. Lo que le hizo Satoransky a Sergio Rodríguez llevándolo al poste bajo fue de manual. Lo arregló un poco Chus Mateo colocando a Hezonja sobre el checo, pero el Barça era una máquina de meter. Laprovittola y Kalinic, en cinco minutos, ya habían puesto un 16-6 sonrojante. 

Con la entrada de Llull hubo una pequeña reacción visitante, pero los pivots contrarios, con Vesely y Tobey, dominaban a su antojo el tablero. 

En el segundo cuarto, iniciado con 24-15, por fin anotó Tavares. Mas el jugador más desequilibrante de Europa actualmente no estaba en el partido. Deck lo intentó suplir y bajo su liderazgo el Madrid se puso a 3 (30-27). Jasikevicius vio el peligro de cerca y lo detuvo a tiempo. Tras un tiempo muerto, sus pupilos sumaron un 10-0 que hizo delirar al Palau. Hezonja, muy silbado por su antigua afición, no se amilanó y cerró el acto con un triplazo a 9 metros (40-30).

Había partido, siempre lo hay sea cual sea la diferencia cuando se enfrentan estos dos colosos. Laprovittola y Satoransky seguían muy finos en dirección y anotación. Enfrente respondían Yabusele y Hezonja. Pero el Madrid, muy irregular todo el encuentro, iba haciendo la goma. Y eso lo aprovecharon los catalanes para disfrutar de la máxima renta (61-43)

"Ya está ganado", pensaron. Qué equivocados estaban. El ADN de los de Chus Mateo están lleno de gladiadores dispuestos a no rendirse nunca. Y en el último minuto del tercer cuarto apretaron tanto que firmaron un 2-9 para quedarse a solo 11 (63-52). "Si nos ganan, que nos ganen, pero no sin luchar", pensaron los madridistas. 

El último cuarto estuvo lleno de tensión, con momentos de buen juego, con mucho corazón para llegar al último segundo con todo en juego. Pero antes hay que recordar que el Barça volvió a abrir hueco con un 6-0 de salida, a dominar 69-52 a seis minutos del final, a verse vencedores del combate.

Entonces, el Madrid tiró de épica, mejoró su defensa hasta niveles no vistos durante los 30 minutos anteriores y fue reduciendo la ventaja hasta casi la mínima expresión en el último minuto. El Barça era un flan y Lapro una máquina de perder balones, hasta tres consecutivos. Total, que de perder de 17 a ponerse solo 2 abajo y con la posesión para empatar o ganar. Llull se la jugó a ganador, pero su mandarina desde el triple fue escupida por el aro. Y ahí, con el reloj a cero, es cuando por fin sonrió el Palau al mirar el electrónico y comprobar que estaban por delante (75-73). 

 

Todas las estadísticas y resumen del Barcelona-Real Madrid, en flashscore.es