Djokovic se lleva su tercer título del año derrotando a Cilic en Tel Aviv

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Djokovic se lleva su tercer título del año derrotando a Cilic en Tel Aviv
Djokovic culmina una gran semana llevándose el ATP 250 de Tel Aviv.
Djokovic culmina una gran semana llevándose el ATP 250 de Tel Aviv.
Flashscore
El tenista serbio Novak Djokovic ha cumplido los pronósticos y se ha llevado el Tel Aviv Watergen Open, torneo de categoría ATP 250, derrotando en la final al croata Marin Cilic por 6-3 y 6-4. Es su tercer título de la temporada, con la curiosidad de que cada uno de ellos ha sido en una superficie diferente.

Era el favorito indiscutible para triunfar en Israel y así ha sido. El primer cabeza de serie del torneo y máximo favorito para alzarse con el título, Novak Djokovic (35), ha demostrado que, pese a que no ha podido jugar demasiado desde que se llevara la final de Wimbledon, no se le ha olvidado lo que es ganar.

Ha sido una semana plácida para el actual número 7 del mundo, que se encuentra en busca de conseguir el mayor número de puntos posible antes de que acabe 2022 y poder disputar así las ATP Finals de Turín entre el 13 y el 20 de noviembre. No ha perdido ningún set por el camino y sus rivales (Pablo Andújar, Vasek Pospisil y Roman Safiullin) apenas le han inquietado, ni siquiera Marin Cilic (34) en la final. El cara a cara entre ambos desde su primer choque en 2008 muestra una estadística demoledora: 19 victorias del serbio por solo dos del croata.

Poco tardó Nole en dar un golpe sobre la mesa, puesto que en el segundo turno de saque de su rival ya le rompió el servicio haciendo gala de ser, posiblemente, el mejor restador del circuito. Pese a que Cilic, número 16 de la ATP, es el supuesto mejor sacador de los dos, Djokovic no le dio a su oponente ninguna opción de rutura en todo el primer set (y únicamente tendría una en todo el partido). De este modo, se cerró el primer parcial con 6-3 para el de Belgrado.

Y las cosas no fueron mejor en el segundo para el croata nacido en Bosnia-Herzegovina puesto que, a las primeras de cambio, volvió a ceder su saque y le dio vía libre a su contrincante para ganar 6-4 y hacerse con el título número 89 de su carrera, a solo tres de los 92 que ostenta Rafa Nadal.

El de Tel Aviv, en pista dura, se suma al Masters 1000 de Roma en tierra batida y al Grand Slam de Wimbledon en hierba como títulos que ha ganado Djokovic en 2022, lo que demuestra su versatilidad y polivalencia. Pero quiere más, porque la semana que viene está apuntado en el ATP 500 de Astana, un torneo plagado de estrellas donde estará, entre muchos otros, el número uno del mundo, Carlos Alcaraz.