Un bosnio se compra el único 'Fórmula 1' de su país: "Siempre lo deseé"

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Un humilde mecánico cumple un sueño de la infancia al comprar 'un Fórmula 1'

Himzo Beganovic disfruta con su coche.
Himzo Beganovic disfruta con su coche.ELVIS BARUKCIC / AFP
Himzo Beganovic siempre quiso poder aparcar un monoplaza delante de su casa... hasta que encontró un anuncio y adquirió el único existente en su país.

Este modesto mecánico de 36 años, amante de la velocidad, fue expresamente a Sarajevo a buscar el ansiado vehículo, decorado con los colores rojos de Ferrari y fabricado durante dos años por un compatriota, respetando al máximo las dimensiones y el diseño original.

"Siempre deseé tener un Fórmula 1, aparcarlo delante de casa y poder salir a dar una vuelta de tanto en tanto", explica Beganovic, que vive en Kljuc, al noroeste de la nación.

No contento con haberse comprado una réplica, algo rudimentaria, 'Zizi', como es conocido por sus allegados, ya planea hacer cambios para mejorar un coche capaz de alcanzar los 200 km/h.

Beganovic y Sainz, parecidos razonables.
Beganovic y Sainz, parecidos razonables.ELVIS BARUKCIC / AFP

Para empezar, quiere modificar el motor actual, un diésel de 1.600 cm3 de un Golf, por otro de un Audi de gasolina de 2.800 cm3, además de instalar una caja de cambios automática y neumáticos más parecidos a los de la F1.

Fan de Schumacher

"Cuando conduces el Fórmula 1, tienes la impresión de volar. Estás pegado al suelo... pero le falta algo de sonido, un motor más potente, para que parezca más real", añade.

"Es el único en Bosnia. A veces me lo llevo a otras zonas del país. La genes viene, toma fotos, me hace preguntas. El sentimiento es indescriptible", dice con orgullo este seguidor de Michael Schumacher, el piloto germano que ganó siete títulos entre 1994 y 2004, cinco de ellos con la mencionada escudería italiana.

Como homenaje a Schumacher, que sufrió un grave accidente de esquí en 2013, Beganovic quería su F1 con ese tono rojizo.

"Cuando juntas un motor alemán con el ingenio bosnio, se obtiene un coche italiano", bromea.