Buenacasa, el ex de Barça y Juventus que es suplente en La Nucía, rival del Valencia

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Buenacasa, el ex de Barça y Juventus que es suplente en La Nucía, rival del Valencia

Buenacasa compite ahora en La Nucía
Buenacasa compite ahora en La NucíaProfimedia
El delantero de 26 años compite ahora en Primera RFEF y está teniendo un rol secundario en la tercera categoría del fútbol español, pero antes pasó por dos de las canteras más importantes del mundo, cuando parecía tener un futuro mucho más brillante.

Los caminos del fútbol y de la vida son inescrutables. Y si no, que se lo digan al Sergio Buenacasa de hace algo más de una década, un jugador que competía en los juveniles del Barcelona a las órdenes de García Pimienta, el ahora técnico de la Unión Deportiva Las Palmas. Antes, en la etapa de cadete, había marcado goles por doquier, también como azulgrana, cuando tenía 15 y 16 años.

Para llegar a la Ciudad Condal, dado que no es catalán sino maño, tuvo que hacerlo muy bien antes en la cantera del Real Zaragoza, adonde llegó procedente del San Gregorio Arrabal. Su estancia en la entidad azulgrana fue tan fructífera que le valió la confianza de la Juventus de Turín. En el equipo sub-19 tuvo la posibilidad de participar en dos ediciones diferentes de la UEFA Youth League (dos goles entre ambas temporadas).

Sin asentarse tras Turín

El delantero coincidió en Italia con Pol Lirola, actual futbolista del Elche, y fue entrenado por Fabio Grosso, mítico lateral izquierdo que compitió con la Azzurri y defendió los colores de la Vecchia Signora, Inter, Olympique de Lyon o Palermo. Quemó todas sus balas en el gigante europeo sin tener la posibilidad de estrenarse con el primer equipo, así que afrontó su etapa sénior ante mucha incertidumbre. Volvió a casa, al filial, y partió de nuevo tras disputar poco más de un cuarto de hora en Segunda entre dos campañas.

Tras su estancia en casa, volvió a coger las maletas, aunque esta vez no tan lejos, para marcharse al Barakaldo en la categoría de bronce. Allí disfrutó del fútbol en su máximo esplendor porque anotó 14 goles en 12 encuentros ligueros, a más de uno por jornada. Su buen hacer le hizo fichar por el Mallorca, de nuevo en LaLiga Smartbank, si bien salió cedido a Ponferradina y Málaga. En el cuadro balear celebró una diana (frente al Valladolid en Copa del Rey), pero no llegó a estrenarse en los dos restantes.

Suplente en La Nucía

Finalizada ya su decepcionante etapa en la isla, recaló en el Hércules (ahora en Primera RFEF), donde marcó tres insuficientes goles, un pobre rendimiento para un jugador que aspiraba a ser la referencia en el ataque. Un año después se marchó a la Cultural Leonesa, otro clásico de la extinta Segunda B, pero se quedó en cuatro tantos. Y ahora, a tan solo unos días de disputar una nueva ronda de Copa del Rey frente al Valencia, busca su mejor nivel en La Nucía (también en la división de bronce).

Su papel en el presente curso está muy lejos de ser principal porque no tiene minutos desde el 6 de noviembre (18' en el empate sin goles contra el Real Murcia). Además, ha sido titular en tan solo cuatro ocasiones, muchas menos de las que seguramente podía esperar cuando fichó por el cuadro alicantino. A Buenacasa, cuyo único gol en su club actual fue en la derrota por 3-2 frente al Logroñés, solo le queda trabajar para poder seguir dedicándose al fútbol y, por qué no, llegar a la élite. Aún tiene tiempo.