Coco Gauff lleva el legado de Serena Williams a su primera final del US Open

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Gauff lleva el legado de Serena Williams a su primera final del US Open
Gauff lleva el legado de Williams a su primera final del US Open
Gauff lleva el legado de Williams a su primera final del US Open
AFP
A un año de la emotiva despedida de Serena Williams, la joven Coco Gauff ha emergido como la figura que puede tomar su testigo dentro y fuera de la cancha y el sábado vivirá su primera final del US Open frente a la temible Aryna Sabalenka.

A sus 19 años, la joya estadounidense puede coronarse por primera vez como campeona de un Grand Slam frente a un público de Nueva York que la adora y que recuerda cómo Serena Williams logró la misma gesta en 1999 con solo 17 años.

Si Williams fue capaz de batir a Martina Hingis, entonces número uno mundial, Gauff se medirá el sábado a las 22 horas (en España) con la bielorrusa Aryna Sabalenka, la jugadora que asumirá el liderato de la WTA el lunes.

En su recorrido hacia la final, Gauff ha tratado de escabullirse de las comparaciones con Williams, su ídolo de infancia y campeona de 23 torneos de Grand Slam, un peso con el que carga desde que se dio a conocer al mundo con 15 años.

"Serena es Serena", zanjó Gauff tras su victoria en semifinales contra Karolina Muchova el jueves. "Ella es la 'GOAT' (La Mejor de Todos los Tiempos). Yo esperaría hacer la mitad de lo que ella hizo".

Tras poner las comparaciones en perspectiva, la joven tenista afroestadounidense reconoció que Williams fue una figura decisiva para inspirarla a tomar una raqueta y perseguir sus sueños.

"Fue capaz de transformar un deporte que es predominantemente blanco", recordó Gauff. "Eso es algo que de niña, e incluso ahora, significaba mucho para mí. Antes de que yo naciera, no había muchas (tenistas negras) hasta Serena. No había ningún icono de este deporte que se pareciera a mí", apuntó.

"Así que, al crecer nunca pensé que yo era diferente porque la jugadora número uno del mundo era alguien que se parecía a mí", remarcó.

Gauff irrumpió en el mundo del tenis con una asombrosa y simbólica victoria frente a Venus Williams, la hermana mayor de Serena, en la primera ronda de Wimbledon en 2019.

Desde ese logro, con apenas 15 años, Gauff ha venido forjando su propia identidad y erigiéndose en una voz reconocida tanto para los asuntos deportivos como los desafíos sociales y raciales que afronta su país.

Coco Gauff, vista desde la grada
AFP

El consejo de Brad Gilbert

El desarrollo de la joya de Delray Beach (Florida) no ha sido tan vertiginoso como el de Williams, pero este año está comenzando a traducir su inmenso potencial en trofeos importantes.

El mes pasado, tras ganar el título de Washington (WTA 500), logró en Cincinnati su ansiada primera victoria sobre Iga Swiatek, la número uno mundial, quien la había batido siete veces, una de ellas en su primera final de Grand Slam en el Roland Garros de 2022.

A pesar de su talento y su físico privilegiado, Gauff ha vivido momentos difíciles y padecido del "síndrome del impostor", cuestionándose si podía estar a la altura de las enormes expectativas.

Su cambio de mentalidad coincide con la llegada a su equipo como asesor del prestigioso Brad Gilbert, tras su dolorosa eliminación en julio en primera ronda de Wimbledon.

La joven explicó que el primer consejo que le dio el exentrenador de Andre Agassi fue que simplemente aprendiera a disfrutar.

"En la primera reunión que tuve con Brad antes de que empezara los entrenamientos me dijo: 'Tienes que sonreír más", reveló.

"Cuando dijo eso me quedé un poco sorprendida. Me puse a pensar y dije: 'Sí, lo voy a hacer", explicó. "Es algo en lo que estoy intentando trabajar y obviamente creo que está ayudando a mis resultados".

Sabalenka, ante Gauff y el público

Con su título en Cincinnati, su primero en categoría WTA 1000, Gauff ha venido construyendo una racha de 11 partidos seguidos ganados que vivirá su máximo examen el sábado ante Sabalenka.

La bielorrusa, que desbancará el lunes a Swiatek del número uno de la WTA, vive su temporada de consolidación como estrella del circuito.

A sus 25 años ha jugado cinco semifinales de Grand Slam seguidas, alzando su primer título grande en el Abierto de Australia a principios de año.

La noche del jueves, la bielorrusa ahuyentó los fantasmas de las cinco semifinales grandes que ha perdido en su carrera y consumó una dramática remontada en tres sets frente a la local Madison Keys, quien le había ganado el primer parcial 0-6 y sirvió para ganar en el segundo.

Sabalenka, que dice ser "su propia psicóloga", necesitará de toda esa resistencia mental para enfrentar a Gauff y a los 23.000 aficionados de la mayor pista del mundo, que el sábado empujarán a la perla local.

Gauff "es una jugadora increíble", reconoció Sabalenka. "El público la apoyará mucho. Yo haré todo lo que pueda. Lucharé por cada punto y daré lo mejor de mí".