Alemania, liderada por Zverev, vence a la Polonia de Swiatek y gana la United Cup

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Alemania, liderada por Zverev, vence a la Polonia de Swiatek y gana la United Cup
El alemán Alexander Zverev celebra su victoria ante Hubert Hurkacz
El alemán Alexander Zverev celebra su victoria ante Hubert Hurkacz
AFP
Alexander Zverev (26) salvó dos bolas de partido en una agotadora victoria en tres sets sobre Hubert Hurkacz (26) para ayudar a Alemania a derrotar a Polonia, cabeza de serie, y conquistar su primer título de la United Cup el domingo en Sydney.

El número siete del mundo mantuvo viva la eliminatoria gracias a su victoria por 6-7(7), 7-6(8) y 6-4 después de que Iga Swiatek (22), cabeza de serie, se impusiera a Angelique Kerber (35) por 6-3 y 6-0.

Zverev volvió a formar pareja con Laura Siegemund (35) y selló el título con una victoria por 6-4, 5-7 y 10-4 sobre Swiatek y Hurkacz en el decisivo dobles mixto.

"Hoy ha sido cuestión de milímetros que ustedes (Polonia) fueran los campeones", dijo Zverev en la ceremonia de presentación.

"Para mi equipo, ha sido increíble y muy divertido. No podría estar más feliz".

Hurkacz y Zverev no se enfrentaban desde las Finales ATP de 2021, donde el alemán acabó coronándose campeón.

Ambos de 26 años y grandes servidores, solo hubo pequeños márgenes entre ellos en el choque de individuales, con Hurkacz levantándose del desafío en el tiebreak del primer set.

En la segunda manga, el polaco salvó dos puntos de set ante Zverev en el 5-6. Pero esta vez perdió los nervios.

Pero esta vez, perdió los nervios en el tie-break y desperdició dos puntos de campeonato, mientras Zverev se llevaba el set decisivo a pesar de mostrar signos de fatiga.

En el tercer set, Zverev rompió para ponerse 4-3 por delante y, tras superar un ataque de calambres, encontró la forma de ganar.

"Estaba agotado", declaró Zverev, ya que la semifinal alemana no terminó hasta las 2.18 de la madrugada del domingo.

"A mitad del segundo set ya estaba agotado y en el tercero estuve aguantando mucho tiempo y de alguna manera conseguí el break ", añadió.

"Obviamente, mental y físicamente, fue extremadamente difícil porque jugar tres días seguidos individuales y mixtos es duro".

Realmente orgulloso

Swiatek está en un momento de forma imperioso de cara al Abierto de Australia, cediendo sólo un set en todo el torneo por equipos mixtos para encadenar una racha de 16 victorias consecutivas que comenzó con sus pasos por Pekín y Cancún al final de la temporada pasada.

Estuvo a otro nivel que la ex número uno del mundo Kerber, que está de regreso tras una baja por maternidad de 18 meses, ganando los últimos nueve juegos de forma consecutiva.

"Siento que he mejorado mucho durante la pretemporada y estoy contenta de haber jugado partidos tan sólidos aquí", dijo la polaca.

"Estoy muy orgullosa de haber podido ganar todos mis individuales.

"Sentí que elegía bien los puntos en los que jugar y a veces me sorprendía con sus decisiones y elecciones", añadió sobre Kerber.

Sabía que podía jugar así, pero no tuve mucho tiempo para coger el ritmo, porque a veces me metía las pelotas por dentro".

"Con el cambio de bola, sentí que mi juego podía ser más dinámico y pude presionar más a Angelique después del 4-3 (en el primer set)".

Kerber presionó pronto a Swiatek, que salvó dos puntos de ruptura para mantener el 3-2.

Pero el partido dio un vuelco cuando la polaca superó el saque de Kerber y rompió por 5-3. A partir de entonces, Swiatek se convirtió en una demoledora.

Swiatek llega al Abierto de Australia con victorias sobre Caroline Garcia, Beatriz Haddad Maia, Sara Sorribes Tormo y Zheng Qinwen, además de Kerber.