Paolini termina con la aventura de Kalinskaya y se corona en Dubái

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Paolini termina con la aventura de Kalinskaya y se corona en Dubái
Paolini celebra su triunfo en Dubái
Paolini celebra su triunfo en Dubái
Profimedia
La espectacular semana de Anna Kalinskaya no pudo concluir con un final feliz: la jugadora rusa plantó batalla, pero fue derrotada este sábado en la final del WTA 1000 de Dubái por la italiana Jasmine Paolini.

La jugadora moscovita, 40ª del ránking, llegaba a la final en la ciudad emiratí como la gran sensación de la semana en este torneo, después de encadenar dos triunfos de prestigio, el jueves en cuartos de final ante la estadounidense Coco Gauff, número tres del mundo, y sobre todo el viernes en semifinales al frenar en seco a la polaca Iga Swiatek, reciente campeona en Doha y número uno mundial.

Kalinskaya llegó incluso a ganar el primer set de la final, pero luego Paolini (26ª) pudo reaccionar y llevarse un partido muy equilibrado, por 4-6, 7-5 y 7-5.

A la rusa le queda el honor de haberse convertido en la segunda jugadora en alcanzar la final de un torneo WTA 1000 (los inmediatamente inferiores a los Grand Slam en la jerarquía del tenis femenino) llegando con una 'wild card' (invitación).

Su gran semana en Dubái confirma las buenas sensaciones que transmitió en el Abierto de Australia el pasado enero. Hasta entonces no había superado la segunda ronda en un Grand Slam y en Melbourne llegó a cuartos, donde le cerró el paso la china Zheng Qinwen.

En la final de este sábado, Jasmine Paolini hizo valer su jerarquía en el ránking y conquistó su segundo título WTA, después del logrado en Portoroz (Eslovenia) en septiembre de 2021.

En su camino hacia la final había eliminado, entre otros, a la brasileña Beatriz Haddad Maia y a la griega Maria Sakkari.