Rybakina se impone a Sabalenka y se proclama campeona en Brisbane

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Rybakina se impone a Sabalenka y se proclama campeona en Brisbane
Rybakina sorprendió a Sabalenka
Rybakina sorprendió a Sabalenka
AFP
Elena Rybakina se impuso a Aryna Sabalenka por un contundente 6-0 y 6-3 en la final del Brisbane International, reedición de la final disputada el año pasado en Melbourne.

Sabalenka, número dos del mundo y primera cabeza de serie, llegaba a la cita con una racha de 15 victorias consecutivas en Australia, pero se vio completamente superada por la ex campeona de Wimbledon en el Pat Rafter Arena.

Rybakina se hizo con el primer set en 24 minutos gracias a tres roturas de servicio, mientras Sabalenka, sacudiéndose la cabeza con incredulidad, cometió 12 errores no forzados en la pista del Queensland Tennis Centre.

La kazaja volvió a romper el servicio de Sabalenka al comienzo del segundo set y, aunque luchó más desde el otro lado de la red, selló el sexto título de su carrera cuando la bielorrusa estrelló otra derecha.

"Quiero felicitar a Aryna por una gran semana y una gran temporada el año pasado y espero que nos volvamos a encontrar en Melbourne", dijo la número cuatro del mundo nacida en Moscú en la ceremonia de presentación en la pista.

"A pesar del resultado, siempre es difícil jugar contra ti. Nos presionamos mutuamente, lo que es genial, y mejoramos de esta manera, así que espero que continúe".

La pareja dividió sus cuatro enfrentamientos del año pasado con dos victorias para cada una, aunque Sabalenka ganó el partido que más importaba para hacerse con su primer título de Grand Slam en Melbourne Park.

"Sinceramente, no sé por dónde empezar", dijo Sabalenka entre risas. "Elena, vaya, no sé por dónde empezar. Gracias por esos tres partidos, al menos hicimos que pareciera una lucha".

"Un par de palabras para mi equipo, hoy habéis hecho un mal trabajo. 6-0, 6-3, todo es culpa vuestra, chicos", bromeó. Espero que nos vaya mejor en el Abierto de Australia".

El danés Holger Rune, cabeza de serie, se enfrenta al búlgaro Grigor Dimitrov, ex número tres del mundo, en la final masculina.