Sin Piqué, el Barça mirará el mercado, pero ojo con LaLiga y con el futuro tope salarial

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Sin Piqué, el Barça mirará el mercado, pero ojo con LaLiga y con el futuro tope salarial

Sin Piqué, el Barça mirará el mercado, pero ojo con LaLiga y con el futuro tope salarial
Sin Piqué, el Barça mirará el mercado, pero ojo con LaLiga y con el futuro tope salarialAFP
La retirada de Gerard Piqué (35) supondrá un ahorro al Barcelona, entre lo que queda de temporada y la siguiente, de unos 30 millones de euros, aunque el club azulgrana aún debe pagarle lo que se le adeuda desde los tiempos de pandemia. Aun así, será LaLiga la que decida cuánto se puede gastar el club en un sustituto.

El favor económico que Piqué le ha hecho al Barcelona con su adiós a mitad de temporada tiene truco. Todo hace indicar que el jugador renunciará a la temporada y media de contrato que le quedaba, unos 30 millones de euros en total, a cambio de asegurarse cobrar lo que se le adeuda por los aplazamientos desde la pandemia. 

Esa cantidad que libera el jugador, que para lo que queda de campaña sería de unos 10 millones de euros, la quiere invertir la entidad azulgrana en un sustituto, que bien podría ser Íñigo Martínez, que finaliza en junio su vinculación con el Athletic de Bilbao. 

En teoría, esos 10 millones serían el máximo que podrían invertir en fichar a alguien, incluida su ficha y la parte proporcional de traspaso. Si, por ejemplo, se pagan 6 millones al club de origen y se firma al futbolista cuatro años, a efectos de amortización y de gasto para la actual campaña sólo contarían 1,5. Quedarían 8,5 millones para el sueldo del nuevo jugador. 

Pero cuidado. Una cosa es lo máximo que uno se pueda gastar y otra lo que debería pensando en el futuro. Ya avisó Javier Tebas a Joan Laporta y al barcelonismo que la masa salarial, que ahora es de 656 millones de euros, para el próximo curso debía rebajarse en unos 200 millones

Si lo que se ahorra con Piqué, lo invierte el Barça en un sustituto que le cueste lo mismo, e incluso más en función de los años que le firmen, el conjunto catalán se volverá a meter en un jardín de difícil salida. Y palancas ya no quedan

La próxima semana, en principio, el lunes, habrá una reunión de la cúpula económica del club para valorar cómo finiquitar el contrato de Piqué, ver cuáles son sus intenciones reales y, a partir de ahí, trabajar en la incorporación de un nuevo miembro de la plantilla, pero siempre con la lupa de LaLiga encima.