Scaloni se guarda la carta de Di María y muestra su enfado por una filtración

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Scaloni se guarda la carta de Di María y muestra su enfado por una filtración
Scaloni, pensativo en rueda de prensa
Scaloni, pensativo en rueda de prensa
JUAN MABROMATA / AFP
El seleccionador argentino se mostró prudente sobre si el extremo de 34 años, presente junto a Rodrigo de Paul en los minutos abiertos a la prensa del último entrenamiento según AFP, estará disponible para el partido de cuartos de final del Mundial de Catar, el viernes contra Países Bajos (20h00 CET), pero afirmó este jueves que todos los jugadores que saltarán al campo estarán en condiciones.

Ángel Di María se perdió la victoria sobre Australia en octavos de final por una lesión en el muslo izquierdo y Scaloni también se enfrentó a preguntas sobre el estado físico de De Paul tras las informaciones aparecidas en los medios, que el centrocampista desmintió, de que tenía un problema muscular.

"En principio, se encuentran bien; veremos en el entrenamiento de hoy y haremos una alineación", declaró en rueda de prensa, antes de mostrar su irritación por la cobertura mediática. La única ausencia, como cuenta la citada fuente al principio de este artículo, ha sido Papu Gómez.

"Ayer entrenamos a puerta cerrada, así que no sé de dónde viene esa información...(pero) el equipo es lo primero, así que si sales al campo, debes estar en forma para poder ayudar".

Scaloni se ha acostumbrado a cambiar el reparto de apoyos de Lionel Messi y se resistió a las preguntas sobre si Enzo Fernández podría dar un paso adelante, o si Paulo Dybala podría tener sus primeros minutos en Catar.

A lo que sí estaba dispuesto a comprometerse el seleccionador era a un esfuerzo del 100% por parte de sus jugadores en el estadio Lusail.

"Sabemos que nuestro equipo lo dará todo, como hemos hecho en partidos anteriores", añadió. "A veces hemos jugado muy bien, otras no tanto, pero siempre hemos dado la cara y eso es lo que valora nuestra gente".

"Sabemos que lo daremos todo sobre el terreno de juego. Sabemos que el fútbol a veces puede ser muy bonito y a veces puede ser cruel".

Scaloni tampoco quiso pronunciarse sobre si prefería enfrentarse en semifinales a su eterno rival, Brasil, o a Croacia, en caso de que Argentina lograse el pase, y afirmó que, en su opinión, el torneo aún está muy abierto.

"Es una línea muy, muy fina", afirmó. "No podemos decir quién es el favorito y quién puede ganar. Estamos hablando de selecciones igualadas".

En los dos últimos enfrentamientos mundialistas entre Argentina y Países Bajos, en la fase de grupos de 2006 y en una semifinal de 2014 que la Albiceleste ganó en los penaltis, ninguno de los dos equipos fue capaz de marcar un gol en el tiempo reglamentario ni en la prórroga.

Scaloni dijo que Argentina había estado practicando los lanzamientos desde el punto fatídico, pero esperaba que el partido no se decidiera en la tanda de penaltis.

"Siempre se lanzan penaltis antes y después de los partidos, pero ahí todo depende de la suerte", afirmó.

"Espero que no lleguemos y que el partido termine antes".