Las largas y numerosas amistades que refuerzan el núcleo de la selección francesa

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las largas y numerosas amistades que refuerzan el núcleo de la selección francesa
Dembélé, Mbappé y Thuram celebran
Dembélé, Mbappé y Thuram celebran
FRANCK FIFE / AFP
Bien por haber crecido en el mismo barrio, por haberse formado en el mismo equipo o por haber compartido recuerdos con los 'Bleus', varios de los jugadores de la selección de Francia mantienen una fuerte amistad, un gran valor para la vida de grupo y los automatismos del Mundial.

Upamecano-Dembelé, el eje del Evreux

"Yo era el capitán de 4º de Primaria y Ousmane, el de 5º de Primaria", contaba como anécdota Dayot Upamecano en una entrevista a beIN Sports el año pasado.

Dembelé y Upamecano crecieron juntos en el barrio de la Madelaine, en Evreux. A los pies de las manzanas de esta ciudad, los dos jóvenes compartían colegio de educación primaria.

"Hay algo allí, muchos jugadores salen de esa ciudad. Estar con mi amigo de infancia es increíble. Jugué contra él en 4º y 5º. ¡Siempre gané! La última derrota que tuve contra él fue cuando fichó por el Bayern", sonrió Dembélé en rueda de prensa.

Steve Mandanda, de otra generación, procede también del barrio de la Madeleine.

Dembelé tiene fama de ser un buen compañero, cercano a Antoine Griezmann desde los años como jugador del FC Barcelona de 'Grizou'. Upamecano mantiene también buenos lazos con Ibrahima Konaté, con quien formó dupla en la defensa del RB Leipzig entre 2017 y 2021.

Tchouameni-Koundé, Burdeos y valores

Aurélien Tchouameni y Jules Koundé también tienen poco más de un año de diferencia, pero crecieron juntos como adolescentes en Burdeos.

Los dos jugadores compartieron muchos momentos en el centro de formación del Girondins y, rápidamente, se juntaron. Hasta un Mundial. "Es todavía más especial poder compartirlo con alguien cercano, un amigo, alguien con quien he ido a clase", afirma el defensa del Barcelona.

"Somos muy cercanos, siempre hemos tenido muchas cosas en común en nuestra manera de ver el fútbol, en nuestra idea, el hecho de estar en la misma agencia también, tenemos esas mismas ganas de triunfar que nos une", continúa Koundé.

Lloris-Giroud, años en común

Hugo Lloris, 35 años, y Olivier Giroud, 36, hicieron historia en octavos de final contra Polonia (3-1), convirtiéndose respectivamente en el jugador con más partidos como internacional francés (en igualdad con Lillian Thuram) y en el máximo goleador de los 'Bleus' (con 52 tantos).

Un bonito guiño para dos jugadores que nunca han compartido club pero que tienen en común una larga trayectoria en la selección francesa y haber vivido en Londres durante casi una década.

"Es genial continuar la aventura juntos después de todos estos años. Es un gran orgullo estar a su lado", declaró Giroud después del Francia-Polonia.

Dentro de los 'Bleus', Lloris y Giroud también son cercanos a Benjamin Pavard.

Thuram-Mbappé, la complicidad

Normalmente un poco solitario, tanto en el entrenamiento como fuera de los terrenos de juego, Kylian Mbappé ha sorprendido durante este Mundial por la complicidad que muestra día a día con diferentes compañeros. Especialmente apareciendo a menudo junto a Marcus Thuram, a quién conoció durante su trayectoria juvenil.

Los dos jugadores estuvieron a la vez en el Instituto Nacional de Fútbol de Clairefontaine, la cantera federal de promesas, y ganaron la Eurocopa sub-19 en 2016.

"Desde entonces, no para de sorprenderme, de impresionarme. Pero lo que adoro de él es que no ha cambiado, sigue siendo la misma persona", destaca Thuram, que portaba antes el N.10, ahora a la espalda de Mbappé.

Mbappé a su vez comparte recuerdos con William Saliba, que también procede de Bondy. El defensa del Arsenal fue entrenado por Wilfried Mbappé, padre del atacante.

Rabiot-Coman, conexión parisina

Formados juntos en el París Saint-Germain, Kingsley Coman y Adrien Rabiot han disputado muchos partidos en común en las categorías jóvenes a pesar de un año de diferencia, pues Coman jugaba a menudo por encima de su nivel.

Los dos jugadores mantuvieron la amistad forjada esos años a pesar de trayectorias diferentes. Una foto tomada en 2012, durante un torneo sub-17 ganado por el París SG en Catar, se hace viral a menudo en redes sociales: en ella figuran Rabiot, Coman y también los lesionados Presnel Kimpembe y Mike Maignan, que no han podido asistir a este Mundial.

Cuando coinciden en las convocatorias de Francia, los cuatro jugadores pasan mucho tiempo juntos. Alphonse Aréola, formado también en el París SG, no forma parte de esta generación al ser más mayor.