España se encomienda al público de Sevilla para alcanzar los Juegos por primera vez

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

España se encomienda al público de Sevilla para alcanzar los Juegos por primera vez

Alba Redondo, Alexia Putellas y Maite Oroz, en el entrenamiento de España en Sevilla
Alba Redondo, Alexia Putellas y Maite Oroz, en el entrenamiento de España en SevillaRFEF
La selección española femenina recibe este viernes a Países Bajos (20h00) en la semifinal de la Nations League en un duelo crucial para las aspiraciones de la Roja de alcanzar los primeros Juegos Olímpicos de su historia.

El viernes es el gran día. España se juega en Sevilla, sede de encuentros históricos de la selección masculina, que quiere ser también la casa de la femenina, seguir haciendo historia tras la conquista del Mundial el pasado verano en Australia.

En juega está la Nations League pero todo el mundo tiene en mente que hay un premio mayor. si se hacen las cosas bien.

El billete a la final del torneo también supondría conseguir una plaza en los Juegos de París, por primera vez en la historia para la selección española femenina.

Incluso perdiendo, España podría aspirar a una plaza, pero para ello, Francia, que ya está clasificada de oficio como anfitriona de los Juegos Olímpicos y que se mide a Alemania en la otra semifinal de la Liga de Naciones, debería pasar a la final de este trofeo continental.

En ese caso, la ganadora del partido por el tercer y cuarto puesto también conseguiría un billete a la capital francesa para el torneo olímpico femenino, que se disputa del 25 de julio al 10 de agosto.

"Estar en los Juegos es uno de mis sueños", afirmó la delantera de la Roja Alba Redondo el martes en una rueda de prensa, tras volver a la selección por primera vez desde el Mundial de Australia.

España, flamante campeona del mundo el pasado año en Australia, intentará sellar ya su pase el viernes en el estadio de La Cartuja sevillana con una victoria sobre Países Bajos.

 A un partido de los Juegos Olímpicos 

"El partido de Países Bajos es el que nos separa de los Juegos Olímpicos", había afirmado la seleccionadora española, Montse Tomé, la pasada semana al dar la convocatoria para esta final a cuatro de la Liga de Naciones.

"Sentimos que podemos conseguir algo grande y vamos a poner todo en ello", afirmó Redondo, quien admitió "que nos sentimos favoritas", pero también que tener esa etiqueta "puede ser contraproducente".

Tomé convocó a la doble Balón de Oro, Alexia Putellas, así como a la jugadora del Real Madrid, Tere Abelleira, que salen de lesión y no está claro que puedan estar el viernes ante Países Bajos.

La idea es que "aquí podamos seguir trabajando en su evolución y su progresión, tenemos la confianza de que pueda estar, pero tenemos que ver el proceso con mucho cuidado", decía Tomé la pasada semana al ser preguntada por Putellas.

La seleccionadora española convocó a 25 jugadoras, pero sólo 23 podrán estar en la lista oficial para estos encuentros, por lo que tanto Putellas como Abelleira podrían acabar por caerse de la convocatoria.

"Un partido distinto" 

España se medirá a un Países Bajos que seguramente llegará con ánimo de revancha después de que la Roja eliminará a las neerlandesas en los cuartos de final del Mundial de Australia.

"Un Mundial es muy diferente a una Nations League, pero te diría que esperamos un partido distinto y también, espero, otro resultado", afirmó la delantera neerlandesa Lineth Beerensteyn, en declaraciones al diario Marca.

Para Bereensteyn, "todo el mundo espera que ganen (las españolas). Seguro que si preguntas, 9 de cada 10 personas te dicen que va a ganar España, pero nosotras vamos a intentar que no acierten", afirmó la atacante de la Juventus.

España llega en un buen momento al encuentro tras registrar nueve victorias en sus últimos diez encuentros, concediendo sólo una derrota contra Italia en diciembre en la fase de grupos de la Liga de Naciones.

Pese a perder, España cerró en ese partido su clasificación para la final del torneo europeo, al que aspira la Roja para seguir haciendo historia después del Mundial.