Vinicius: "Lo que consiguieron los racistas fue mi expulsión. No es fútbol, es LaLiga"

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Vinicius: "Lo que consiguieron los racistas fue mi expulsión. No es fútbol, es LaLiga"
Vinicius, con un gesto al valencianismo de irse a Segunda
Vinicius, con un gesto al valencianismo de irse a Segunda
AFP
Vinicius Junior, minutos después de haber sido expulsado en Mestalla, seguía muy enfadado. Su agresión a Hugo Duro, tras una provocación de Mamardashvili, la achaca a los insultos racistas que recibió de la grada valencianista. Y usó sus redes sociales para quejarse de lo sucedido y volver a mandar un mensaje a LaLiga utilizando su slogan.

Vinicius sufrió en Mestalla. El brasileño, que siempre encara y nunca se esconde ante los rivales, volvió a sufrir numerosas faltas durante el juego. Pero acabó expulsado por agredir a Hugo Duro cuando este le sujetaba en una melé para evitar males mayores después de que Mamardashvili se fuera a por él por algún ajuste de cuentas anterior. 

El madridista soltó el brazo ante su excompañero para liberarse y le golpeó en la cara. De Burgos Bengoetxea, sobrepasado, no se dio cuenta y desde el VAR le avisaron de la agresión. Pero la expulsión no hizo más que aumentar las pulsaciones de Vini, que antes de enfilar el túnel de vestuarios señaló a toda la grada con dos dedos levantados para, posteriormente, bajar el pulgar. 

Un claro signo de "a Segunda" que provocó un nuevo enfrentamiento, esta vez con el banquillo del Valencia, que saltó como un resorte. 

Tras el episodio, Vinicius utilizó sus redes sociales para denunciar la situación y señalar el episodio racista que vivió con un aficionado ché como culpable de su roja. "El premio que los racistas consiguieron fue mi expulsión. No es fútbol, es LaLiga". 

Mensaje de Vinicius en su Instagram
@vinijr

Porque antes de su pelea con Mamardashvili y Hugo Duro, Vinicius señaló a un aficionado insistentemente, reclamó la presencia de las fuerzas de seguridad para que expulsasen al seguidor que, según él, le había proferido un grave insulto racista. Gayà, capitán del Valencia, intentó apartarlo de allí y se armó la mundial.

Poco después, tras un despeje a córner, Mamardashvili se fue a por Vinicius. Ahí se fraguó la roja.