Isi y Moi Gómez intercambian golazos, pero los tres puntos se quedan en Vallecas (2-1)

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Isi y Moi Gómez intercambian golazos, pero los tres puntos se quedan en Vallecas (2-1)

Isi fue el autor del segundo gol del Rayo.
Isi fue el autor del segundo gol del Rayo.@LaLiga
El Rayo Vallecano y Osasuna abrieron la jornada 29 del campeonato liguero con una victoria de los locales por 2-1. Los madrileños se adelantaron en la primera parte con un gol en propia puerta de Aridane y con una maravillosa volea de Isi, pero Moi Gómez respondió tras el descanso con un obús por la escuadra que no fue suficiente para que los navarros, pese a su empuje final, pudieran empatar.

Dos dinámicas y dos estados de ánimo radicalmente opuestos chocaban en Vallecas. La cara feliz de Osasuna, flamante finalista de Copa aunque en LaLiga solo venía de ganarle al Elche en sus últimos cinco partidos, y la cara triste del Rayo, inmerso en una pésima racha de ocho encuentros consecutivos sin conocer la victoria, aunque el espectacular inicio de temporada que protagonizaron ambos equipos les hacía llegar a esta jornada más cerca de los puestos europeos que del descenso.

Pero el balón echó a rodar y las inercias y experiencias recientes se convirtieron en algo anecdótico porque los franjirrojos salieron determinados a acabar con su crisis esperando de paso que los navarros tuvieran la mente más dirigida hacia La Cartuja, el estadio de la final copera, que hacia el de Vallecas.

Estadísticas del partido
Estadísticas del partidoOpta by Stats Perform

Mejor el Rayo en la primera parte

Y así fue de inicio cuando Fran García, tan vertical como acostumbra a ser, entró en el costado izquierdo del área rival como Pedro por su casa y probó a Aitor Fernández con un duro disparo que el meta rojillo repelió como pudo.

Nacho Vidal se debió de quedar con la copla, porque respondió a la ocasión del futuro lateral del Real Madrid con otro potente tiro que esta vez fue Dimitrievski quien lo despejó de puños.

Realmente fue de lo poco salvable de los pupilos de Jagoba Arrasate en el primer tiempo, porque los de la capital fueron amos y señores de la escena, aunque con demasiadas imprecisiones en ataque como para lograr algo productivo. 

Es más, de otra imprecisión, en este caso de Isi, llegó el primer gol de la noche. El atacante rayista chutó muy mordido con su pierna derecha, lo que propició que el balón le cayera a un Trejo que pasaba por ahí en el área pequeña. Aridane, en su intento de evitar el peligro para su guardameta, lo multiplicó exponencialmente y se metió gol en su propia portería.

Isi firmó la primera de arte de la noche

Pese a la felicidad por el tanto de su equipo, está claro que Isi se quedó con la mosca detrás de la oreja por su fallo porque apenas tres minutos después, justo antes del descanso, protagonizó una de las dos obras de arte del partido cuando aprovechó un mal despeje de Nacho Vidal para, con una volea preciosa a la par que imposible, convertir a Aitor en una estatua, porque lo único que pudo hacer fue mirar cómo el balón besaba la red con el 2-0.

Arrasate les diría a los suyos que está muy bien estar a 90 minutos de hacer historia en Copa, pero que en LaLiga también hay que dar el callo cada semana y debió de ser convicente, porque los suyos salieron tras el descanso a por todas sabiendo que no tenían ya nada que perder. 

Ahora eran los pamploneses quienes dominaban el juego y gozaban de las mejores ocasiones, aunque no encontraban la claridad suficiente para convertir su buen momento en algo realmente tangible hasta que llegó la entrada en el minuto 57 de Moi Gómez.

Moi Gómez recortó distancias con un misil tierra-aire

El centrocampista tuvo un impacto casi inmediato para Osasuna porque de sus botas llegó el 2-1 con un auténtico golazo en el que puso a prueba la resistencia de la red de las porterías de Vallecas.

Desde fuera del área y aunque es cierto que no le salió nadie al paso, Gómez se sacó un durísimo zurdazo por la escuadra de los que dejan con la boca abierta a todo un estadio. Y eso que es diestro.

Los de Andoni Iraola quedaron groguis momentáneamente tras el gol y lo pudieron pagar caro cuando un Abde más apagado de lo que en él es habitual intentó el empate con un cabezazo tras un centro de Rubén Peña que estuvo cerca de pillar a contrapié a Dimitrievski.

Pero por mucho que lo intentaron los rojillos, no hubo manera de marcar el segundo y, de hecho, lo que más cerca estuvo en los instantes finales fue el tercero del Rayo con un testarazo picado de Ciss que obligó a Aitor a detener con los pies.

Con este triunfo los franjirrojos se quedan en la octava posición de la tabla con 40 puntos y adelantan al cuadro navarro, que es noveno con 38 unidades.

Jugador Flashscore del partido: Isi.

Consulta aquí todos los detalles del Rayo-Osasuna.