Lunin, ante la oportunidad de su vida en San Mamés para consolidarse en la portería del Real Madrid

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El día más importante en la carrera de Lunin
El día más importante en la carrera de Lunin
El día más importante en la carrera de Lunin
AFP
Andriy Lunin (24) será el portero titular del Real Madrid en San Mamés en la jornada inaugural de LaLiga. De su actuación podrían extraerse algunas consecuencias, como que se gane su continuidad a pesar de la llegada de un nuevo refuerzo. Pero incluso haciéndolo bien lo tiene muy difícil.

El sueño del ucraniano es ser titular indiscutible en el conjunto blanco. Por eso firmó un contrato de larga duración y apostó, cuando era una de las grandes promesas del fútbol europeo, por el Real Madrid

Pero Lunin, tras varias infructuosas cesiones, se ha estancado. A la sombra de un Courtois al que no le ha podido hacer ídem, su salida, con sólo un año de contrato por delante, estaba cantada este verano. O eso pretendía el club blanco. 

Su negativa a marcharse se topó con la dificultad del Madrid de fichar a otro suplente, con David Soria como alternativa más real. Y ahora se ha encontrado con la gravísima lesión de Courtois y con la oportunidad que ansiaba. 

Ancelotti ha dicho de él que es "un talento" y que tiene "toda la confianza". Incluso que si se ficha es más por "número" de efectivos que por falta de calidad. Pero la realidad dice otra cosa. 

Salvo actuación extraordinaria de Lunin en San Mamés ante el Athletic, con continuidad y sin bajar del sobresaliente en la siguiente jornada, el que llegue -con muchas opciones para Kepa- le robará de nuevo su sueño.