Contracrónica: 'Albania Jones' roba la inmortalidad a Croacia

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Contracrónica: 'Albania Jones' le arrebata la inmortalidad a Croacia

Albania tuvo contra las cuerdas a una Croacia más mortal que nunca
Albania tuvo contra las cuerdas a una Croacia más mortal que nuncaOdd ANDERSEN / AFP
Los excesivos problemas que experimentó Croacia ante Albania en el Volksparkstadion de Hamburgo evidencian el fin de ciclo de lo que ha sido una generación de futbolistas histórica.

Cuando hablamos de inmortalidad tendemos a catalogarlo como algo propio de la ficción. Una capacidad digna de los seres mitológicos que encontramos en los libros y que se escapa entre las arenas del tiempo, siempre finito, para nosotros, los mortales.

Bueno, es así casi siempre. En ocasiones existen personas o grupos de ellas que nos hacen creer que perdurar eternamente es posible. Es el caso de una selección de Croacia que, pese a que no es imperecedera, se niega en rotundo a morir

Con un bloque liderado por veteranos como Luka Modric o Ivan Perisic, la ajedrezada ha ido asombrando al planeta por cada gran torneo que pasaba. Siempre con el pensamiento de que cualquiera de esas citas podía ser la última de la generación más brillante que ha dado el fútbol del país balcánico.

Sin embargo, como si de un caballero del Santo Grial estuvieramos hablando, los mediterráneos se encerraron en su templo para proteger el secreto de una aparente inmortalidad que les impide dejar partir el tren en el que tantas alegrías se han dado y dar paso a una nueva hornada de jugadores definitivamente. Y con eso en mente se han presentado en Alemania para la Eurocopa.

La valentía albana

Albania, sin miedo a nada y con muy pocas cosas que perder, se ha destapado, contra Croacia como ante Italia, como un grupo muy valiente. Han entregado el balón a los de Zlatko Dalic y se han dispuesto a salir en tromba cada vez que había oportunidad. Una estrategia traducida en el 0-1 que les abría la puerta de los octavos.

Dispuestos a acceder al templo en el que su rival custodiaba el Santo Grial, los hombres de Silvinho, como si de Indiana Jones (o 'Albania Jones' para el buen desarrollo de esta historia) en la 'Última Cruzada' se tratara, han ido superando retos hasta encontrarse cara a cara con el caballero ajedrezado y su preciada fuente de inmortalidad.

El resultado del partido ha sido lo de menos, ya que lo importante es que, simplemente con fe y determinación, una selección, sobre el papel, muy inferior a la croata, ha absorbido el preciado tesoro balcánico. Ahora, el cáliz que tanto protegían derrama sus últimas gotas de elixir de la vida eterna, al borde de un precipicio que amenaza con sepultar a una generación inolvidable que se resiste a pasar de largo tan pronto.

Consulta la información del partido en Flashscore.