Entrevista Flashscore | Materazzi: "Nunca he tenido la oportunidad de hablar con Zidane"

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Exclusiva | Materazzi: "Nunca he tenido la oportunidad de hablar con Zidane"
Marco Materazzi, durante un partido con Italia.
Marco Materazzi, durante un partido con Italia.
Profimedia
El exdefensa habló para Flashscore sobre las posibilidades del finalista de Champions de repetir esa hazaña, así como de ganar el campeonato liguero.

También se refirió a la selección italiana y a aquel inolvidable encuentro de 2006, que le vio entre los principales protagonistas con un gol en el empate a uno y el infame cabezazo de Zinedine Zidane.

Marco Materazzi es uno de los pocos jugadores que puede presumir de tener un palmarés "completo". De la Liga de Campeones al Mundial, pasando por el Mundial de Clubes.

Muro infranqueable en el Inter durante 10 años, de 2001 a 2011, con los nerazzurri fue el artífice de aquel histórico triplete que hizo de José Mourinho un monumento del 'Biscione'.

José Mourinho
Profimedia

Diecisiete trofeos, incluida una Superliga india ganada en 2015, y un gol en la final del Mundial contra Francia en 2006, no bastaron, sin embargo, para difuminar un recuerdo que le persigue desde hace casi 20 años: el cara a cara con Zidane durante la segunda prórroga del duelo decisivo, que culminó con un cabezazo del francés en el pecho del zaguero.

Un enfrentamiento entre ambos que no se ha reconciliado desde entonces. "Nunca he tenido la oportunidad de hablar con él para aclararlo", dice Materazzi.

"Pero no hay ningún problema. Sólo puedo felicitarle por lo que hizo como jugador, pero también como entrenador", añade.

"Si después de casi 20 años se sigue pensando que se ganó un partido por un episodio, es poco creíble", agrega un poco molesto.

"Ganamos porque aguantamos hasta el minuto 120, lo hicimos bien en los penaltis", continúa.

"Así es como me gusta recordarlo. Fue un gran equipo y un gran grupo", justifica.

De aquel equipo victorioso en 2006, muchos jugadores han hecho carrera como entrenadores, pero no Materazzi, quien, a pesar de poseer la Licencia Pro de la UEFA, nunca ha entrado en el círculo de los técnicos mundiales.

"Tuve la oportunidad de trabajar en la India y allí, incluso entonces, el entrenador era una especie de manager", explica.

"La gestión es diferente en Italia y quizá por eso también me quedé un poco en un segundo plano. Además, la oportunidad nunca llegó", comenta.

Del grupo de 2006, Fabio Grosso y Gennaro Gattuso son los entrenadores favoritos del central con pasado en el Inter. Ambos dirigen ahora a un equipo francés, Lyon y Marsella respectivamente.

"Fabio y Rino son mis favoritos. Gattuso, a diferencia de lo que la gente pueda pensar, teniendo en cuenta el tipo de jugador que ha sido, hace jugar al fútbol a sus equipos", apunta sobre el ex del Valencia.

"Es obvio lo que puede dar Rino. Realmente intenta jugar al fútbol", aclara.

Gennaro Gattuso
Profimedia

Conviene destacar que lleva unos años ayudando a la Serie A a promocionar la liga italiana en el extranjero. Viaja constantemente de Estados Unidos a Asia como embajador e icono histórico del cuadro con sede en el Giusepe Meazza.

Marco Materazzi
Fabio Russomando

El Inter y la Liga de Campeones

En las próximas horas, los nerazzurri están llamados a otro compromiso importante, quizá incluso decisivo para la suerte del grupo de la Liga de Campeones.

El equipo de Simone Inzaghi, tras empatar a domicilio contra la Real Sociedad, se enfrentará en casa al Benfica. Un paso delicado en su camino hacia una segunda final consecutiva tras la que perdieron el año pasado contra el Manchester City.

"El año pasado", prosigue el exfutbolista. "El Inter demostró que merecía la Liga de Campeones. Incluso podrían haberla ganado", espeta.

Los próximos partidos del Inter.
Flashscore

"Lo positivo es que creo que el Inter salió reforzado de aquel partido. Creo que el equipo ha adquirido la fuerza de quien sabe que puede ganar a cualquiera, y creo que el inicio del campeonato lo ha demostrado", explica.

Cree que el nivel de la Liga de Campeones, sin embargo, "ha mejorado mucho", de modo que el camino a Wembley será más complicado.

"El Inter no debe cometer el error de pensar que la eliminatoria es fácil. En Europa puede pasar de todo", dice.

Así analiza él la competición: "En el pasado, ha habido equipos que han ganado la Liga de Campeones sumando ocho puntos en el grupo y luego han llegado a la final con confianza. Hay que tomarse en serio cada partido, como están haciendo ellos. Lautaro y sus compañeros saben que no será fácil, pero también saben que son fuertes".

El Scudetto, al alcance de la mano

Mientras tanto, en la liga, el equipo de Inzaghi está haciendo su trabajo. Sólo un tropiezo ante el Sassuolo y luego todo victorias, la última con cuatro goles de Lautaro Martínez ante la Salernitana.

Un inicio de temporada que ha bautizado a los nerazzurri como favoritos al título de la Serie A, aunque Materazzi advierte: "El favorito es siempre el equipo que gana el Scudetto porque adquiere la mentalidad, adquiere la fuerza".

Pero luego complementa con las siguientes declaraciones: "El Inter seguía siendo muy fuerte incluso hace dos años y merecía el Scudetto. El año pasado tuvo un camino diferente, quizá también por la diferente preparación condicionada por el Mundial jugado a mitad de temporada".

Spalletti es el hombre adecuado

Por último, unas palabras sobre la nueva selección que dirige Luciano Spalletti, el sustituto de Roberto Mancini. Tras el sorprendente golpe que supuso su dimisión y su fichaje por la selección de Arabia Saudí, se armó un revuelo por su elección. Una decisión que no gustó a los aficionados e hizo fruncir el ceño a más de un enterado.

Luciano Spalletti
Profimedia

Pero Materazzi, que conoce muy bien a Mancini por haber sido entrenado por él en el Inter, dispara directamente: "No puedo juzgar su elección, porque sólo él sabe lo que sintió en ese momento para poder aceptar una oferta así y dejar la selección azzurra".

"Por otro lado, creo que Spalletti es el hombre adecuado para Italia. Él quería firmemente la selección nacional y esto es algo hermoso", concluye Materazzi.

Ahora, la esperanza de los aficionados azzurri es volver a vivir emociones, ya lejanas, como las que generó Materazzi en 2006.