El Manchester City rechaza una oferta del Barcelona de 60 millones de euros por Bernardo Silva, según Mundo Deportivo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El Manchester City rechaza una oferta del Barça de 60 millones por Bernardo Silva
Guardiola y Bernardo Silva dialogan durante la Community Shield, disputada frente al Arsenal.
Guardiola y Bernardo Silva dialogan durante la Community Shield, disputada frente al Arsenal.
AFP
Xavi Hernández ha pedido a Joan Laporta y Mateu Alemany, los encargados de las finanzas del club, que hagan todo lo posible para intentar el fichaje de Bernardo Silva. El portugués, de 28 años, es la prioridad absoluta del entrenador culé y ha solicitado un gran esfuerzo económico a los dirigentes para intentar vestirlo con la camiseta azulgrana. Según Mundo Deportivo, el Barcelona ha ofrecido 60 millones y el Manchester City ha rechazado la propuesta.  

El entrenador catalán está convencido de que la llegada de Bernardo Silva al Barça abriría de par en par las puertas de la Champions para su equipo. Deco, responsable de nuevas incorporaciones del FC Barcelona, ha hablado con el jugador y su entorno y la predisposición del jugador es buena. 

Al Barça le resulta muy complicado cuadrar las cuentas, pero a pesar de ello ha ideado una fórmula para tratar de satisfacer al técnico de Tarrasa.

Bernardo pugna por un balón con Declan Rice, el jugador de los 121 millones de euros.
AFP

Según Mundo Deportivo, la oferta azulgrana, en concreto, consistía en una cesión de compra obligatoria de 50 millones de libras, que en euros se acercan a los 60 millones, concretamente, 58,10 millones de euros. La opción de compra obligatoria no deja de ser un eufemismo para disfrazar una compra en diferido porque si existe obligatoriedad ya no hay opción. 

Bernardo Silva fue decisivo para la conquista de la Champions del City.
AFP

Los dirigentes del City trasladaron a sus homólogos del Barça que "Bernardo Silva no está en venta". Guardiola considera al luso  una pieza fundamental de su equipo y no quiere desprenderse de él salvo que llegue una oferta desorbitada e irrechazable. 

No se descarta que el Barça realice un nuevo intento aunque para ello necesitaría desprenderse de jugadores de la actual plantilla (algo que tendrá que hacer en cualquier caso) para poder hacer frente a una masa salarial fuera de control.