El Leverkusen derrota al Werder Bremen y se proclama campeón de la Bundesliga (5-0)

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Xabi Alonso destierra la leyenda negra del Neverkusen y alza la primera Bundesliga (5-0)

Los jugadores del Bayer Leverkusen celebran el 1-0
Los jugadores del Bayer Leverkusen celebran el 1-0AFP
Como era de esperar, el Bayer Leverkusen cumplió con su parte y se impuso al Werder Bremen en el encuentro correspondiente a la jornada 29 del campeonato alemán. Un penalti transformado por Boniface en el minuto 25 abrió el marcador. En la segunda parte, un golazo de Xhaka, con un zapatazo a la escuadra y un hat-trick de Florian Wirtz sellaron el 5-0 definitivo.

El Bayer Leverkusen conquista de este modo el primer título liguero de su historia, que es el tercero en términos globales. En la temporada 87-88 se proclamó campeón de la UEFA en los penaltis, tras igualar en Alemania un 3-0 adverso de la ida contra el Espanyol de Clemente. Además, en la 92-93 levantó la copa germana.

25 victorias, cuatro empates y cero derrotas es el espectacular bagaje hasta la fecha del Leverkusen en esta Bundesliga, descabalgando a un Bayern, ex equipo de Alonso como jugador, que queda a 16 puntos de distancia. Pero es que el Leverkusen es el único equipo de Europa que está invicto en los 43 partidos oficiales que ha disputado esta temporada.

La euforia era tal, que tras el 4-0 hubo invasión de campo que provocó que se suspendiera parcialmente el partido.

Este título puede desterrar la leyenda del Neverkusen. En el imaginario colectivo, pesa esa temporada 2001-2002 que pudo ser legendaria y acabó con tres subcampeonatos. El de la Bundesliga, que se acabó llevando el Borussia Dortmund, el de la Pokal que consiguió el Schalke 04 y el de la Champions League. 

En su primera final en Hampden Park los Lúcio, Ballack, Placente o Neuville no pudieron con un Real Madrid, que levantó la novena. La final de Glasgow será recordada por la obra de arte de Zidane y por el inicio de la era galáctica, donde estaban además del galo, Raúl y Figo, si bien faltaban por llegar Ronaldo o Beckham.

Y aún queda más

Centrándonos en el presente, los Hradecky, Xhaka, Exequiel Palacios, Patrick Schick y dos españoles como Álex Grimaldo, importantísimo, y Borja Iglesias, llegado en el mercado de invierno, toman el relevo corregido y mejorado de la generación de hace dos décadas y llenan de gloria a la afición de Los 11 de la compañía.

Pero el Leverkusen no quiere quedarse ahí. En primer lugar sigue vivo en una Europa League apasionante, en la que tiene los cuartos de final encarrilados tras el 2-0 de la ida ante el West Ham. Pese a la exigencia de la competición con rivales como Roma (o Milan), Atalanta (el Liverpool lo tiene complicado) y Benfica o Marsella, los de Xabi Alonso sueñan con inscribir su nombre con letras de oro también en Europa.

Y, por otro lado, está la Copa, donde el 25 de mayo, el Leverkusen afronta la final ante el Kaiserslautern. Un histórico, que actualmente va penúltimo...en segunda división.