En Francia reclaman que el gol de Messi en la prórroga no debería haber subido al marcador

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
En Francia reclaman que el gol de Messi en la prórroga no debería haber subido al marcador
Messi marcó el tercer gol de Argentina.
Messi marcó el tercer gol de Argentina.
AFP
El periódico más conocido de Francia, L'Equipe, ha protestado por el tercer gol de Argentina en la prórroga reclamando que debería haber sido anulado al encontrarse algunos suplentes de la Albiceleste dentro del terreno de juego en el momento del remate de Lionel Messi, algo que prohíbe el reglamento.

La final del Mundial de Catar, una de las mejores que se recuerdan, también tuvo momentos polémicos. En concreto, la prensa francesa ha querido centrarse en el gol de Messi que supuso el 3-2 para Argentina en el minuto 108 de la prórroga, cuando el 10 aprovechó un despeje de Hugo Lloris tras un remate de Lautaro Martínez para adelantar de nuevo a los suyos, aunque un nuevo tanto de Mbappe acabaría enviando el encuentro a la tanda de penaltis.

En el momento del golpeo de Messi, dos de sus compañeros que se encontraban en el banquillo, fruto de la emoción del momento, se metieron en el terreno de juego para ver más de cerca la acción y salir corriendo para la celebración, lo que, con el reglamento en la mano, debería haber supuesto la anulación del gol (aunque habría sido algo prácticamente inédito en la historia del fútbol).

La Regla 3 es la clave

Esto dicen las Reglas del Juego, concretamente la número tres ("Los jugadores") sobre el procedimiento a seguir en caso de producirse un gol con una persona no autorizada en el terreno de juego:

Si después de anotarse un gol y antes de reanudarse el juego, el árbitro constatara que una persona no autorizada se hallaba en el terreno de juego en el momento de marcarse el gol:

• El árbitro deberá anular el gol si la persona no autorizada era un jugador, suplente, jugador sustituido, jugador expulsado o miembro del cuerpo técnico del equipo que marcó el gol; se reanudará el juego con un tiro libre directo desde la posición de la persona no autorizada; o un agente externo que interfirió en el juego, a menos que el gol se produzca de la manera indicada anteriormente en la sección «personas no autorizadas en el terreno de juego»; se reanudará el juego con balón a 

tierra.

• El árbitro deberá conceder el gol si la persona no autorizada era un jugador, suplente, jugador sustituido, jugador expulsado o miembro del cuerpo técnico del equipo que recibió el gol; o un agente externo que no interfirió en el juego.

En todos los casos, el árbitro ordenará que la persona no autorizada salga del terreno de juego.

Si, después de que se marque un gol y se haya reanudado el juego, el árbitro constatara que había una persona no autorizada en el terreno de juego cuando se marcó el gol, este no se podrá anular. Si la persona no autorizada estuviera todavía en el terreno de juego, el árbitro deberá detener el juego, ordenar que la persona no autorizada salga del terreno de juego y reanudar el juego con un balón a tierra o un tiro libre, según proceda. 

El árbitro informará de la incidencia a las autoridades competentes.

Esto dicen las Reglas del Juego sobre la acción polémica
Flashscore

De este modo, el árbitro polaco Szymon Marciniak o el VAR, el mexicano Fernando Guerrero, podrían haber convertido el tanto de Messi en un tiro libre directo desde la posición de los jugadores suplentes sudamericanos, aunque el sentido común dicta que lo normal era dejar las cosas como estaban puesto que fueron unos pocos centímetros los que se adentraron en el campo.

No fue la única acción discutida de la final

El último gol de Messi no fue la primera decisión arbitral polémica del partido. Si el penalti de Dembélé sobre Di María que supuso el primer tanto argentino en la final se podría considerar como debatible ante la mayor o menos intensidad del contacto del extremo del Barcelona sobre el de la Juventus, otra acción pasó algo más desapercibida, pero también podría haber sido determinante en el desarrollo del choque.

En el minuto 67, un remate de cabeza de Kolo Muani se encontró con la mano de Mac Allister, que tenía su brazo en una posición antinatural y, aunque el contacto con el balón no frenó demasiado su trayectoria, sí lo frenó ligeramente. No habría sido el primer penalti similar que se ha señalado en Catar, pero el caso es que, con quejas galas o sin ellas, la tercera estrella de campeón quedará en la camiseta de Argentina.