Decisivo como pocos: Di María marca en las cuatro principales conquistas de Argentina

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Decisivo como pocos: Di María marca en las cuatro principales conquistas de Argentina
Di María ha marcado en las cuatro principales conquistas de Argentina
Di María ha marcado en las cuatro principales conquistas de Argentina
AFP
La historia de Ángel di María (34) con los partidos decisivos es de atracción mutua. La entrada del jugador como titular en la final del Mundial del domingo era improbable para muchos, pero fue la apuesta segura (otra más) del seleccionador Lionel Scaloni.

Su presencia en el once inicial funcionó bien desde el principio y la fuerza colectiva de Argentina asfixió a una Francia que se vio perdida como no lo había estado antes en este Mundial. Con la retirada de Di María en la segunda parte, la suerte de Argentina empeoró y se vio obligada a recurrir a la tanda de penaltis para conquistar el título tras mucho sufrimiento y emoción. 

Di María marcó el segundo gol de la eliminatoria contra los franceses para no dejar ninguna duda sobre su especial relación y presencia cuando se trata de un trofeo en juego. El delantero repitió su hazaña de ser decisivo en los partidos finales, desempeñando un papel fundamental en los cuatro grandes triunfos de su país.

Secuencia de gol de Di María Argentina-Francia
Opta by Stats Perform

Más allá de la Copa Mundial de 2022, había dejado su huella en los momentos más importantes de otros torneos de gran trascendencia. Así ocurrió en la final de la Copa América 2021, cuando fue el autor del único gol contra Brasil en el estadio de Maracaná. Di María ha marcado en tres finales seguidas con la "albiceleste". También dejó su impronta en la final de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, contra Nigeria, al marcar el gol que sentenció el título en la prórroga. 

En la final del domingo, el zurdo fue más allá de la portería, aportando una presencia ofensiva que dejó sin aliento a Francia en el flanco derecho de su defensa. A los pocos minutos de juego, forzó un penalti que transformó Messi.

El remate abrió el marcador del partido que terminó con el tercer título mundial de Argentina, teniendo este gol una participación indirecta en los pies de quien no dejaría de mostrar una estrella que pocos pueden tener en momentos tan oportunos.