El Atlético toma el Ramón Sánchez Pizjuán y deja a Lopetegui en la cuerda floja

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El Atlético toma el Ramón Sánchez Pizjuán y deja a Lopetegui en la cuerda floja
Buen partido del Atlético, que deja al Sevilla cerca del descenso.
Buen partido del Atlético, que deja al Sevilla cerca del descenso.
AFP
El Sevilla de Julen Lopetegui continúa en caída libre. El encargado de darle la puntilla este sábado ha sido el Atlético de Madrid con una sólida victoria (0-2) que deja a los andaluces, con cinco, a un solo punto del descenso.

El Atlético se ha repuesto de su última derrota en LaLiga Santander ante el Real Madrid antes del parón de selecciones de la mejor manera posible y no ha dado opción al Sevilla, que ha podido recibir un correctivo aún mayor si los colchoneros hubieran tenido más acierto de cara al gol.

En el partido número 554 del capitán Koke (30) con la elástica rojiblanca, récord en la historia del club superando a la leyenda Adelardo, los colchoneros han continuado con su buena línea en liga a domicilio, donde ya llevan seis encuentros sin conocer la derrota desde el que perdieron ante el Athletic Club en San Mamés el pasado 30 de abril.

El Sevilla, cuyo espíritu combativo que le llevó la temporada pasada a clasificarse para la Champions League parece haberse esfumado, continúa de capa caída. Ya lleva, con cuatro, las mismas derrotas en siete partidos que en los 38 que disputó en competición doméstica en la 2021/2022, lo que ha llevado a un público tan fiel y animoso como el andaluz a dedicar a los suyos una sonora pitada que a buen seguro habrá hecho a Monchi dudar de la continuidad de su entrenador.

Simeone recuperaba a dos pilares en defensa como son Savic y Giménez, lo que le permitió por fin colocar a Witsel en su posición de centrocampista. El Sevilla puso intensidad en los primeros minutos, pero su fragilidad en defensa este curso se volvió a hacer palpable. Un buen balón de Koke a Llorente (que llevaba 47 partidos sin marcar en LaLiga) en el minuto 29 lo aprovechó este último para cruzar el balón fuera del alcance del guardamenta local Bono y llenar de nervios y dudas a los locales, como si les hiciera falta mucha ayuda en ese sentido esta temporada.

Tras el descanso, Lopetegui intentó cambiarle la cara al partido y sustituyó a Delaney y a Salas por Rakitic y Navas. Al igual que en la primera mitad, el Sevilla lo intentó en los primeros minutos, pero un nuevo zarpazo Atlético les dejó en la lona de la manera más sencilla y efectiva posible. Oblak sacó en largo, Morata (29) peinó el balón, Cunha lo peleó y, sin ninguna oposición, el delantero madrileño se plantó solo en el área local, donde definió con calma con una bonita vaselina que puso el 0-2 en el electrónico. 

A partir de ese momento, coincidiendo también con la habitual entrada de Griezmann para jugar la última media hora del choque, el Atlético pudo golear, pero los colchoneros no estuvieron finos y el marcador no se volvió a mover. 

Pese a la derrota y la mala imagen, la leal afición sevillana le mostró su cariño a Lopetegui con cánticos de "Julen, quédate", algo con lo que está por ver si la directiva hispalense está de acuerdo.

Con este resultado, el Atlético se coloca quinto con 13 puntos y se medirá al Girona la siguiente jornada. Por su parte, el Sevilla ya se encuentra en un peligroso puesto 16 de la tabla y podría ser peor, ya que la próxima semana recibirá a uno de los equipos más en forma del campeonato como es el Athletic de Blibao.