Djokovic vence a Fritz en dos 'tiebreaks' y logra el billete para la finalísima

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Djokovic vence a Fritz en dos 'tiebreaks' y logra el billete para la finalísima
Djokovic se mete en la final
Djokovic se mete en la final
MARCO BERTORELLO / AFP
El 'tiebreak' fue actor principal en las semifinales entre Novak Djokovic y Fritz Taylor, que protagonizaron un gran partido de tenis en tierras italianas pese a no llegar a celebrarse el tercer set. Casper Ruud y Andrey Rublev lucharán por un puesto en la final de las Finales ATP, redundancia aparte.

Dos generaciones se veían enfrentadas en Turín: el veterano tenista de 35 años, ex número uno, tenía que superar a un estadounidense con cada vez más relevancia y nacido una década más tarde. Tan solo estaban -y lo siguen estando- separados por un puesto en el ranking mundial (en favor de Novak), prueba de la gran igualdad entre ambos... pese a la diferencia de edad, trayectoria y características de juego.

El bueno de Novak Djokovic, además de ofrecer un buen nivel en Turín, recibió hace pocos días una noticia que habrá acogido con muchísimo entusiasmo: tendrá la visa necesaria para disputar el Open de Australia. No parece que estuviera pensando en eso, sobre todo por la exigencia del reto que tenía por delante. Era consciente de que iba a tener que sudar la gota gorda durante todo el partido, incluso después de romper el saque a Fritz Taylor en el quinto juego, aunque lo recuperó en el siguiente. Nada cambiaba.

El primer set se vio abocado al tiebreak, donde en ningún momento (hasta que se decidió) llegó a haber dos puntos de diferencia entre ambos. El balcánico tiró de experiencia y galones para hacer frente a este desempate, en el que llegó a estar 4-5 por debajo y pudo remontar (7-5). Una bola necesitó Djokovic para firmar el 1-0 y dar un buen paso, ni mucho menos definitivo, de cara a la victoria.

Fritz Taylor, que ganó a Rafa Nadal esta misma semana, provocó que su oponente perdiera el servicio en el juego inaugural del segundo set. Y no hay mejor forma de afrontar una situación de desventaja que esa. El norteamericano, además, se hizo muy fuerte en el saque (15 puntos consiguió de esta forma). Ese gran inicio le hizo dominar durante buena parte del set, pero falló en el peor momento posible, cuando ganaba 4-5, y tampoco pudo imponerse en el tiebreak (8-6). Salvó una bola de partido, aunque no pudo con la segunda. Será la octava final del Masters para el serbio.

Puedes consultar todas las estadísticas y números del encuentro.