Djokovic, a por el récord de Federer y la bolsa en el Masters, la mayor de la historia

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Djokovic, a por el récord de Federer y la bolsa en el Masters, la mayor de la historia
Djokovic, a por el récord de Federer y la bolsa en el Masters, la mayor de la historia
Djokovic, a por el récord de Federer y la bolsa en el Masters, la mayor de la historia
AFP
Novak Djokovic intentará el domingo en Turín igualar el récord de seis títulos de Masters de Roger Federer, con el mayor premio jamás ofrecido por la ATP en un torneo: 4,7 millones de euros.

El número 8 del mundo, de 35 años ya está en su quinta final (con una sola derrota, en el Masters 1000 de París) en otros tantos torneos desde su derrota en cuartos de final de Roland Garros en mayo.

Además, buscará su segundo gran título del año, después de coronarse en Wimbledon, tras haberse perdido una parte importante de la temporada (incluidos el Abierto de Australia y el US Open) debido a su rechazo a vacunarse contra el covid.

"Será el último partido de la temporada, así que lo daré todo y, obviamente, lo haré lo mejor posible", advirtió el serbio.

El sábado se clasificó para su octava final en quince participaciones en el torneo que reúne cada año a los ocho mejores jugadores de la temporada. Derrotó al número 9, el estadounidense Taylor Fritz, por 7-6 (7/5) y 7-6 (8/6).

"Tuve que luchar para sobrevivir. Ayer, Medvedev estaba sirviendo para el partido. Hoy, Taylor servía para el set (en la segunda manga). En estos momentos, he encontrado un extra. No fue mi mejor día, en términos de tenis, pero aguanté", dijo el 'Djoker'.

- 'Piernas pesadas' -

La pregunta era si el serbio se habría recuperado del enorme bajón que sufrió el día anterior contra Daniil Medvedev, en un terrible pulso de 3 horas 11 minutos cuyo resultado no tuvo trascendencia en el torneo, porque antes de disputarse el encuentro uno estaba ya clasificado y el otro eliminado.

Desde este punto de vista, el estado físico del serbio no era especialmente tranquilizador.

"Efectivamente, me sentía un poco pesado de piernas", admitió, siempre reacio a mencionar su estado físico para no dar pistas a sus adversarios.

"Sabía al principio del partido que tendría que encontrar la manera de ajustar mi juego a mi falta de capacidad de respuesta de hoy", añadió.

Sin embargo, dijo, quizás para avisar a su futuro rival, que no habría tenido "ningún problema" en jugar un tercer set si fuera necesario.

Ganó en dos mangas, gracias a la eficacia de su servicio (logró el 85% de los puntos jugados con su primer saque en el primer set y el 75% en todo el partido) y a su capacidad para dar el golpe de gracia en el momento adecuado.

Lo que menos le gustó a Djokovic de su juego en este partido fue el hecho de que no "golpeara las bolas tan limpiamente" como lo había hecho desde el principio del torneo. Esto estaba directamente relacionado con "la pesadez de (sus) piernas", dijo.

En estas condiciones, ganar tras dos sets y dos 'tie-breaks' contra un jugador tan fuerte como Fritz sólo "duplica el valor de la victoria", insistió el serbio.

Una victoria el domingo en el Masters tendría un valor de 4,7 millones de euros, el mayor premio de la historia de un torneo ATP.