Del Piero, Owen, Morientes y Marciniak juegan un sospechoso partido de leyendas en Polonia

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Del Piero, Owen, Morientes y Marciniak juegan un sospechoso partido de leyendas en Polonia
Szymon Marciniak habría oficiado gratuitamente el sospechoso partido de leyendas
Szymon Marciniak habría oficiado gratuitamente el sospechoso partido de leyendas
Profimedia
En el campo estaban Alessandro Del Piero, Michael Owen, Luis García, Marco Materazzi y Szymon Marciniak, mientras que en las gradas no había casi nadie. El "Partido de Leyendas" celebrado en Tychy (Polonia) no había tenido apenas repercusión mediática hasta que empezaron a circular dudas sobre su organización, ampliamente difundidas por WP Sportowe Fakty.

El 18 de noviembre se celebró en el estadio de Tychy un partido privado al que asistieron algunos de los grandes del fútbol mundial, aunque ya retirados.

Alessandro Del Piero, Michael Owen, Luis García y Marco Materazzi fueron los ex futbolistas que aceptaron participar. Durante los preparativos, el organizador se aseguró de que también tuvieran minutos otros, como Luis Figo, Roberto Carlos y Fernando Morientes.

Los futbolistas jugaron un partido contra representantes del mundo empresarial polaco y entrenaron con jóvenes futbolistas de ambos sexos. En los equipos había personas influyentes y representantes del mundo empresarial polaco. Se esperaba que estos últimos pagaran hasta 50.000 zlotys (11.000 euros) para participar en la experiencia de 90 minutos.

Pero apenas acudió nadie y sólo había una persona en las gradas. Una de las razones puede haber sido el precio de las entradas, 200 zlotys (46 euros), pero más importante fue la insignificante promoción del evento.

Sólo una página web creada apresuradamente con una plantilla gratuita y perfiles en las redes sociales de escaso alcance informaron sobre el partido. Aunque los principales medios de comunicación polacos deberían haber figurado entre los patrocinadores en las ofertas enviadas a los clientes potenciales, el único patrocinio, tres días antes del evento, corrió a cargo de la cadena regional TVP3.

¿Una causa noble?

El partido iba a ser financiado íntegramente por Safe Server Solutions (SSS), una empresa registrada en un piso de Varsovia, sin conocimiento de los inquilinos, que vende servidores que luego se utilizarán, entre otras cosas, para la minería de criptomonedas.

La empresa promete a los inversores una tasa de rentabilidad muy alta, pero los expertos entrevistados por WP. pl tienen considerables dudas sobre la realidad de dichsas promesas. A raíz de la pregunta del redactor Szymon Jadczak sobre la empresa, la Oficina de la Autoridad de Supervisión Financiera anunció una verificación y análisis de la información sobre SSS.

La recaudación estaba destinada a apoyar una causa digna. Como se indica en el sitio web "El juego es un proyecto de la Fundación Safe Server Solutions, que se centra en apoyar a jóvenes atletas que practican deportes con escasa financiación en Polonia".

Fue esta "noble" causa la que llevó a Szymon Marciniak a arbitrar el partido gratuitamente. El problema es que esta fundación no es una organización de utilidad pública y no hay información disponible sobre los efectos de sus actividades.

No es de extrañar porque, según la información de su perfil oficial, sus actividades comenzaron en octubre, registrándose a finales de septiembre.

Según WP.pl, "el beneficiario efectivo y miembro del consejo de administración de la Fundación es Łukasz Krasiński". Es decir, el propietario de la empresa registrada en el piso.

Antes del partido, los organizadores anunciaron un concurso para clubes de fútbol y escuelas, cuyas reglas parecían ambiguas. A los participantes se les prometía una ayuda de 30 zlotys (6 euros) si compraban entradas para el partido por 100-200 zlotys (46 euros).

Entre los participantes, dos clubes ganarían prácticas deportivas para 20 de sus alumnos: uno en España y otro en Polonia. El tercer clasificado recibiría una ayuda de 5.000 zlotys (mil euros).

Se suponía que el concurso terminaría antes del partido: entrada al campo y responsabilidades de recogepelotas serían los premios para el cuarto y quinto puesto. Sin embargo, en el momento de la publicación, no hay información sobre los resultados del concurso ni sobre los ganadores.