El año mágico de Doncic acaba con dolorosa derrota en las Finales

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

El año mágico de Doncic acaba con dolorosa derrota en las Finales

Luka Doncic
Luka DoncicGetty Images via AFP
Con la derrota definitiva en las Finales de la NBA, Luka Doncic vivió el lunes un duro final a una temporada en la que firmó gestas extraordinarias y comandó a los Dallas Mavericks a pelear por el título por primera vez desde 2011.

Sin que la superestrella eslovena pudiera evitarlo, los Mavericks fueron arrollados 106-88 en la cancha de los Boston Celtics, que se apoderaron del campeonato por un global de 4-1.

"Siento tristeza por haber perdido pero nada específico", dijo ante la prensa Doncic, tratando de equilibrar la amargura de la derrota con el orgullo de la gran campaña de los Mavericks.

A sus 25 años, Doncic lideró este curso de la NBA en anotación (33,9 puntos de media) y fue finalista del premio MVP (Jugador Más Valioso), que acabó en manos del serbio Nikola Jokic (Nuggets).

A lo largo del año, el base dejó perlas como un triple doble nunca visto de 60 puntos, 21 rebotes y 10 asistencias o una explosión de 73 puntos en un juego, anotación sólo superada por Will Chamberlain y Kobe Bryant.

Impulsados por varios fichajes en el mercado de febrero, los Mavericks repuntaron en la parte final de la fase regular y terminaron en el quinto lugar de la Conferencia Oeste.

En los playoffs, Doncic se echó al equipo a la espalda en un inesperado recorrido en el que despacharon a los Clippers, Thunder y Timberwolves, todos ellos en eliminatorias sin ventaja de campo.

En sus 22 partidos de estos playoffs, el esloveno sumó más de 600 puntos, 150 rebotes y 150 asistencias, uniéndose a un club que sólo tenía como miembros a Jokic, Larry Bird y LeBron James.

Marcas y críticas 

El talento generacional de Doncic, sin embargo, no fue suficiente para el reto definitivo de batir a los Celtics, el mejor equipo con diferencia de la temporada.

Aunque su tiro exterior se atascó (3/24 en triples en los tres últimos juegos), el base terminó como líder de las Finales en puntos (29,2 de media) y rebotes (8,8) y segundo en asistencias (5,6). Aún así, como suele ser habitual, el premio MVP recayó en una de las figuras del equipo campeón, Jaylen Brown.

Doncic, que tuvo un apoyo muy irregular de su socio Kyrie Irving, fue objeto de feroces críticas después de ser expulsado por faltas personales en la recta final del tercer partido, arruinando una espectacular remontada de su equipo.

Los señalamientos por esa expulsión y por falta de intensidad defensiva fueron de una ferocidad tal que su entrenador, Jason Kidd, las consideró como ataques personales.

Tras hacer autocrítica, Doncic respondió en el cuarto juego con un recital de 29 puntos en 33 frenéticos minutos que comandó una de las mayores palizas de la historia de las Finales con 38 puntos de diferencia.

Tres días después, el base no logró mantener ese ritmo el lunes en el TD Garden y se despidió con un reconocimiento a los Celtics como ejemplo a seguir.

"Son un gran equipo, tienen grandes jugadores. Llevan mucho tiempo juntos y han tenido que pasar por todo, así que tenemos que fijarnos en ellos", demandó.

 Duda para el preolímpico 

Durante las Finales, Doncic tuvo que hacer sobreeesfuerzos físicos que agravaron los problemas que ya arrastraba de rodilla y tobillo, a los que se sumó una contusión torácica a mitad de eliminatoria.

"No importa si me dolía o cuánto. Estuve ahí fuera, intenté jugar, pero no hice suficiente", recalcó.

Ante la prensa también se mostró evasivo sobre su participación dentro de dos semanas con Eslovenia en el torneo de clasificación para los Juegos Olímpicos de París (del 26 de julio al 11 de agosto).

"No quiero hablar de lo que viene ahora. Tengo que tomar algunas decisiones. Sólo estoy tratando de estar un poco más sano", afirmó. "En un par de días responderé a esto".