España cae ante Letonia y se complica la vida en el Mundial de baloncesto (69-74)

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
España pierde ante Letonia y se complica mucho su continuidad en el Mundial (69-74)
Willy Hernangómez fue el máximo anotador de España pero no fue suficiente para evitar la derrota.
Willy Hernangómez fue el máximo anotador de España pero no fue suficiente para evitar la derrota.
AFP
Letonia es un país báltico que no llega a los dos millones de habitantes pero donde el baloncesto es religión. Su sueño de lograr una gesta histórica subió como la espuma al ganar a Francia en la fase de grupos. Scariolo y sus jugadores conocían la calidad y el descaro de sus rivales pero no pudieron evitar el primer tropiezo del campeonato del Mundo. El duelo fue una montaña rusa, con alternativas continuas en el marcador, pero los letones fueron mejores en los momentos determinantes. Ahora toca ganar a la poderosa Canadá el domingo para seguir soñando. 

En el Indonesia Arena de Yakarta, España salió con un atasco en ataque como los de la operación salida de Madrid el 31 de julio de cada año. No entraba nada y los errores en defensa penalizaban demasiado. Los hermanos Hernangómez eran los que tiraban del carro como podían. Así se llegó a mediados del segundo cuarto con 18-25 de ventaja para los letones.

Justo ahí, Scariolo tocó la tecla necesaria para la reacción. España mejoró el tono defensivo y el acierto en ataque subió de nivel, lo cual no era difícil comprobando los pobres porcentajes del comienzo de partido. La selección se fue al descanso con tres puntos de ventaja (32-29).

Un 0-9 de parcial para Letonia al volver del descanso dejó muy tocado el ánimo de los españoles. La reacción de los bálticos fue fulgurante y España no encontró ni respuesta ni antídoto inmediatos. Smits, Zagars, Bertans y Kurucs martilleaban el aro español. Willy agarró la bandera de la remontada y se puso al frente de La Familia en la pista. Darío Brizuela y Usman Garuba se sumaron a la rebelión. Rudy Fernández, icono histórico del baloncesto español con sus 254 partidos con la selección (superando a Juan Carlos Navarro), aportó la veteranía necesaria para dar solidez al equipo una vez que se puso por delante.

Víctor Claver intenta poner un tapón.
AFP

 

No fue posible. Letonia no se rendía y volvió a estrechar diferencias hasta ponerse 61-61 a 5 minutos de final. Partido nuevo y todo por decidir. Grazulis y Zoriks se subieron al barco letón para remar fuerte. Davis Bertans asumía la responsabilidad en los momentos en los que la mano se encoge. 

Los bálticos supieron jugar mejor los momentos decisivos y se llevaron una victoria que supone un doloroso golpe para el equipo de Scariolo, que se coloca en una situación muy delicada. El próximo domingo, frente a Canadá, uno de los favoritos para el título, podrá resarcirse del varapalo recibido de los letones. Será difícil pero hay equipo para ello.