Tres goles de Gonçalo Ramos y un (gran) problema por resolver en el ataque de Portugal

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Tres goles de Gonçalo Ramos y un (gran) problema por resolver en el ataque de Portugal
Comparativa entre Ronaldo y Ramos
Comparativa entre Ronaldo y Ramos
Opta by Stats Perform / AFP
Cristiano Ronaldo fue la primera -y natural- apuesta de Fernando Santos para la delantera de la selección portuguesa, pero "una elección estratégica" del seleccionador, que quería que el equipo mostrase "una gran agilidad, pero siempre equilibrada", relegó al máximo goleador histórico del combinado nacional al banquillo para el partido de octavos de final contra Suiza. En su lugar, Gonçalo Ramos inauguró el casillero de los anfitriones y, después, añadió dos goles más a su cuenta personal, contribuyendo a crear uno de esos problemas que todos los entrenadores dicen que les gusta tener.

Gonçalo Ramos destacó en la victoria sobre Suiza (6-1), que dio a Portugal el billete para los cuartos de final del Mundial, al marcar tres goles y asistir a Raphael Guerreiro en otro. Tras varias ausencias confirmadas, como las de Diogo Jota, Pedro Neto y Rafa, el delantero del Benfica se ha ganado la confianza del técnico portugués y parece dispuesto a aprovechar al máximo sus oportunidades para dar continuidad a su excelente inicio de temporada con el club, coronado con goles y buenas actuaciones.

Cristiano Ronaldo comenzó el torneo de Catar sin club, pero con la ambición reforzada de responder a sus críticos. Tras una primera mitad de temporada atípica en Manchester, el partido inaugural, contra Ghana, trajo la victoria para Portugal (3-2) y un gol para el delantero, y todo parecía encaminado hacia una competición productiva para el número siete.

Sin embargo, ese fue, hasta ahora, el único gol del ex jugador del Manchester United en cuatro partidos (tres de ellos como titular), lo que puede justificarse por la oposición a la que se enfrenta, pero también por la necesidad que encuentra de tocar el balón en zonas más alejadas del área rival.

La actuación de Ronaldo a través de los pases
Opta by Stats Perform / AFP

Tomando como ejemplo el duelo contra Corea del Sur, en el que Ronaldo estuvo en el campo 65 minutos, podemos ver que el delantero intervino decenas de veces, pero rara vez en zona central y menos aún en lugares cercanos al área contraria. En comparación, Gonçalo Ramos, que jugó 74 minutos contra Suiza, participó menos a menudo con sus compañeros, pero en zonas más cercanas a la portería, llegando a ofrecérsela a Guerreiro en una de sus acciones de pase.

La actuación de Ramos en pases
Opta by Stats Perform / AFP

Sin embargo, no será difícil comprender que la influencia de Cristiano Ronaldo va mucho más allá del gol que marque o deje de marcar. Aunque actúa como referencia del ataque, con mayor presencia en el área contraria, sus movimientos tácticos y asociativos, a menudo alejados del último tercio y con pequeños toques que pueden pasar desapercibidos para el aficionado, ayudan a desarbolar las defensas rivales y, salvo raras excepciones, atraen a dos adversarios directos que, preocupados por el delantero, liberan espacios que otros pueden ocupar.

Gonçalo Ramos, a pesar de su innegable preponderancia ofensiva, no se asume como un hombre de área, sino que constituye una solución más móvil en el ataque. Es, básicamente, el primer defensa del equipo, por la presión que ejerce, y uno de los elementos de una delantera dinámica y envolvente, capaz de cambiar las tornas de quien tenga delante.

La reacción de Ronaldo a su suplencia ante Corea del Sur parece haber precipitado la elección de Fernando Santos, que la justificó con la necesidad de aportar "movimientos diferentes" al equipo.

La verdad o no, Gonçalo Ramos respondió positivamente a la llamada y marcó tres goles en la goleada sobre Suiza, registrando dos goles más que el capitán portugués en exactamente un tercio del tiempo jugado (Ronaldo jugó 252 minutos, mientras que Ramos jugó 84).

Esto se debe, por supuesto, a que el joven delantero ha realizado más disparos, encontrando más espacio para moverse que Ronaldo, quien, a su vez, ha realizado más pases clave a sus compañeros durante la presente edición de la competición.

Por un lado, un bicho de área, capaz de atraer y fijar a los defensas que se le enfrentan; por otro, un pistolero móvil y con la motivación al alza por el momento. En condiciones normales, ambos tienen garantizado marcar muchos goles, pero ahora le tocará a Fernando Santos decidir quién tiene los mejores argumentos para batir a la compacta defensa marroquí, que sólo ha encajado un gol en lo que va de Mundial.