Revés para la Superliga: El abogado de la UE pide que se dé la razón a FIFA y UEFA

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Revés para la Superliga: El abogado de la UE pide que se dé la razón a FIFA y UEFA
Florentino Pérez durante la última pretemporada del Real Madrid.
Florentino Pérez durante la última pretemporada del Real Madrid.
Profimedia
La Superliga impulsada por Florentino Pérez no atraviesa su mejor momento después de que el abogado general de la Unión Europea haya dado la razón a FIFA y UEFA en su dictamen no vinculante. El letrado cree que ambas asociaciones tienen competencia para aplicar sanciones a aquellos clubes que participen en competiciones no organizadas por ellos.

El abogado Athanasios Rantos ha dado su opinión sobre la decisión unilateral de 12 de los mejores clubes de Europa -Real Madrid, Milan, Barcelona, Atlético de Madrid, Manchester United, Inter de Milán, Juventus de Turín, Liverpool, Tottenham Hotspur, Arsenal, Manchester City y Chelsea- de crear una competición privada al margen de las que organiza la UEFA.

Aunque el dictamen del abogado de la UE no es vinculante, el tribunal siempre suele tenerlo en cuenta a la hora de tomar una decisión. Por ello, sus opiniones inquietan bastante en la cúpula de la Superliga: “Si bien la European Super League Company tiene libertad para crear su propia competición de fútbol independiente fuera del ecosistema de la UEFA y de la FIFA, no puede, además de crear esa competición, continuar participando en las competiciones de fútbol organizadas por la FIFA y la UEFA sin la autorización previa de esas federaciones”, apuntó.

Fue en abril de 2021 cuando se anunció la creación de la European Superleague con arreglo al Derecho español. Desde entonces, UEFA y FIFA han ido poniendo trabas a este nuevo proyecto. Desde el primer momento se negaron a reconocerla y aseguraron que expulsarían de sus torneos a los clubes que participasen en ella. Ello desencadenó la encarnizada batalla legal que ha vivido ahora su último capítulo con el conocimiento de la opinión del abogado general de la UE.

El letrado ha presentado sus conclusiones e indica que el Tribunal de Justicia debería responder que las normas de la FIFA y de la UEFA que supeditan la creación de cualquier nueva competición a una autorización previa son compatibles con el Derecho de la Unión en materia de competencia: “Los efectos restrictivos derivados del sistema de autorización previa son inherentes y proporcionados para alcanzar los objetivos legítimos perseguidos por la UEFA y la FIFA asociados al carácter específico del deporte”, expone.

Su exposición es muy clara en cuanto al precio que deben pagar aquellos que actúen de manera unilateral en casos como el de la Superliga: “Las normas de la Unión en materia de competencia no prohíben a la FIFA, a la UEFA, a sus federaciones miembro o a sus ligas nacionales amenazar con sanciones a los clubes afiliados a esas federaciones en caso de que estos participen en un proyecto de creación de una nueva competición que pudiera vulnerar los objetivos legítimos perseguidos por esas federaciones de las que son miembros”, asevera el abogado general.

“Las normas de la Unión en materia de competencia no se oponen a las restricciones establecidas en el Estatuto de la FIFA referidas a la comercialización exclusiva de los derechos relativos a las competiciones organizadas por la FIFA y la UEFA en la medida en que estas restricciones resulten inherentes a la consecución de los objetivos legítimos relacionados con el carácter específico del deporte y proporcionadas a estos”, dice Rantos en el dictamen.

Termina dejando claro que UEFA y FIFA deben aprobar cualquier competición que se celebre fuera de su control: “Las libertades fundamentales reconocidas por el Derecho de la Unión no se oponen a los Estatutos de la FIFA y la UEFA que prevén que la creación de una nueva competición paneuropea de fútbol entre clubes quede sometida a un sistema de autorización previa, en la medida en que dicha exigencia sea adecuada y necesaria a tal efecto, habida cuenta de las particularidades de la competición proyectada”, concluye.