Dorival Júnior comienza a reformular a una Brasil desmotivada

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

El Brasil de Dorival Júnior arranca desguarnecido su "reformulación"

Vinicius, con Brasil
Vinicius, con BrasilAFP
Sin los arqueros principales, ni el zaguero de referencia, ni el capitán ni el '10': una serie de bajas sensibles desafía el arranque de la campaña reformista de Dorival Júnior, en su estreno de alta exigencia como seleccionador de Brasil.

El extécnico del Flamengo y el Sao Paulo no contará con los porteros Alisson y Ederson, el central Marquinhos, el capitán Casemiro ni el goleador histórico Neymar para visitar a Inglaterra el sábado en Wembley y a España el próximo martes en Madrid.

Ambos amistosos serán las piedras iniciales para adoquinar el camino hacia la Copa América de Estados Unidos (20 de junio-14 de julio) y la clasificatoria sudamericana para el Mundial de 2026, que se reinicia en septiembre y en la que marchan sextos, al borde de la repesca.

Las lesiones del experimentado quinteto, a las que se suman otras ausencias menos mediáticas, pueden amargar el debut de Dorival al mando de unos pentacampeones del mundo urgidos de resultados y, sobre todo, de evitar bochornos como los de 2023.

El año pasado protagonizaron antirrécords en la cancha (hilan cuatro partidos sin ganar, incluidas tres derrotas El Brasil de Dorival Júnior arranca desguarnecido su "reformulación"consecutivas) y crisis en las oficinas de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

"Es natural que pasemos por un proceso hasta que encontremos una forma mejor de lograr los mejores resultados", dijo Dorival Júnior, de 61 años, al llegar el domingo a Londres.

Desde que asumió el cargo, en enero, ha pedido paciencia y advertido que los resultados "tardarán en llegar".

Falta de armadores y laterales 

El DT apostó en su primera convocatoria por una "reformulación gradual" respecto a la última lista divulgada por Fernando Diniz, despedido en enero.

Habrá ocho hombres con experiencia mundialista, liderados por Vinícius Jr, y once sin minutos con el 'scratch', entre ellos los tres guardametas, tres centrales y el atacante Sávio, figura del Girona (ESP).

Nueve juegan en elencos brasileños, incluido el atacante Endrick.

Dorival ya dirigió a una decena de los citados en diversos clubes locales, como Lucas Paquetá, Rodrygo, Joao Gomes, Andreas Pereira o el zaguero Lucas Beraldo, de 20 años, de buen andar en el París Saint-Germain.

"Brasil no pasa un gran momento (...) Dorival tiene todo el derecho de hacer cambios", dijo el legendario Zico a periodistas el martes en Rio de Janeiro. "Optó, en este momento, por tener un número mayor de jugadores a los que ya conocía y con los que ya ha tenido buenos resultados".

En la patria de Pelé, donde ninguna convocatoria deja feliz a todos, hay consenso en que Dorival se la jugó por una base que propende por equilibrio defensivo y que evidencia la dificultad de hallar nuevos armadores.

También se mantiene vivo el debate sobre el talento de la generación actual.

"Es un hecho que Brasil está bien servido de volantes (de primera línea), pero hacen falta mediocampistas (ofensivos) de calidad", escribió el comentarista Luís Curro en el diario Folha de Sao Paulo.

"Es triste constatar que Brasil -que tuvo a Cafu, Jorginho, Maicon, Roberto Carlos, entre otros- vive una prolongada falta de buenos laterales, tanto por la derecha como por la izquierda", agregó.