Entrevista - Menotti: "Mbappé es el mejor jugador del mundo, ofrece algo más que Messi"

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Entrevista - Menotti: "Mbappé es el mejor jugador del mundo, ofrece algo más que Messi"
El argentino Menotti habla con Flashscore
El argentino Menotti habla con Flashscore
Profimedia
En el bullicioso y vibrante centro de Buenos Aires, cada día es posible reconocer una silueta familiar mientras se toma un café en la cafetería de siempre. Se trata de César Luis Menotti, seleccionador de la Argentina campeona del mundo en 1978 y actual gerente general de la Albiceleste, cargo que ocupa desde enero de 2019. Cuando se trata de fútbol, pocas voces son tan autorizadas como la suya. Nostálgico de los tiempos en que el fútbol no era sólo negocio, el argentino analiza el ambiente en su país antes de la gran final del Mundial contra Francia, el equipo que para él puede contar con el jugador más fuerte del momento. Incluso más que Messi.

¿Está siguiendo el Mundial de Catar?

Desde 1970 hasta 2018 vi todos los mundiales de forma local, viajando. La primera vez, en México-1970, fui con los pocos medios que tenía, porque no tenía dinero. Pero este año he decidido no ir a Catar porque para mí no es un escenario adecuado para un Mundial. Debería jugarse en Italia, en Argentina, en Alemania... Ver a campeones como Messi jugar en Catar es como ver a Astor Piazzolla dar un concierto en un bar de barrio. Es un Mundial muy triste, no estoy disfrutando de este espectáculo. Catar carece del bagaje cultural necesario para disfrutar realmente de lo que ofrece el fútbol.

Podríamos decir que es una cuestión de acústica.

Exactamente. Imagina un estadio de verdad, con aficionados de verdad. La gente de Catar no es aficionada al fútbol, sino consumidora de negocios que consumen cualquier producto que se les ponga delante. Pero la acústica de un teatro como el Colón no es la de un bar de barrio. Y la música de calidad necesita una acústica de calidad. Lo mismo ocurre con el fútbol. Y quien asiste a los partidos de la Copa del Mundo es simplemente un público, no un grupo de espectadores. Se trata de una distinción importante. No se trata de que la gente aprecie realmente el juego. También porque, seamos sinceros, los aficionados al fútbol no son ricos. Los que están hoy en Catar son turistas que pasan el tiempo viendo los partidos. 

Su Argentina parece haber encontrado por fin su sitio.

Sigo pensando en la música. El fútbol es como la música, lo primero que hay que tener en una orquesta son los músicos, que deben ser buenos. Pero si la partitura es mediocre, incluso los buenos músicos sufren. Argentina tiene músicos de calidad y encontró un director, Scaloni, que entendió cuáles eran las características de sus músicos y consiguió crear una orquesta compacta y afinada, pero lejos de pensar que es la mejor del mundo. Es una orquesta afinada que tiene un salto cualitativo en el individualista excepcional, que obviamente es Messi. Quien, sin embargo, no podía hacerlo solo.

¿Qué instrumento toca Messi?

Todos. Es el gran músico que tiene Argentina.

¿Qué tipo de Mundial está viendo?

El fútbol vive una decadencia asombrosa. Es la primera vez en la historia de la Copa del Mundo que la gente no conoce a los jugadores de los equipos. Antes se sabía que Alemania tenía a Beckenbauer, hoy ¿quién conoce al líder de Alemania? Aparte de Messi, Modric y Mbappé, ¿cuántos son realmente conocidos? Y todo ello es consecuencia del hecho de que las selecciones nacionales no son un negocio. 

¿Ha notado algún progreso táctico en este Mundial?

No. Los entrenadores se definen por su concepción del fútbol a través de cuatro parámetros: defensa, recuperación del balón, manejo y definición. Es muy difícil desarrollar bien más de una característica al más alto nivel. Sin embargo, es sencillo, lo más importante en el fútbol es el balón. Por ejemplo, el Brasil del 70, el de los cinco números 10, apenas necesitó gente para recuperarse, porque el equipo era muy corto. Aquel Mundial fue el primero de mi vida, y lo vi gracias a mi suegro, que me regaló una tarjeta Diners. Aquel Brasil era un equipo imbatible e irrepetible, la mejor selección que he visto en mi vida. 

¿Es más importante hoy recuperar el balón o defender?

No siempre hay que tener jugadores de destrucción, como Clodoaldo en el Santos y en Brasil, porque para recuperar se puede utilizar una técnica de reducción de espacios. Creo, por tanto, que defender es mucho más difícil, porque para recuperar también puedes arriesgarte a una falta, pero en el momento en que uno comete una falta mientras defiende en el área se arriesga a un penalti. Hoy, además, se habla demasiado de esquemas, 4-3-3 o 4-4-2, que para mí no son más que números de teléfono. Recuerdo que Pelé preguntó una vez a los periodistas: "¿Cómo podéis llamar a nuestra forma un 4-4-2?".

Hablando de Pelé, el impacto en Brasil fue atronador.

Brasil atraviesa un periodo difícil desde hace algún tiempo. Y ahora que no tiene líder, no ha logrado suplir su falta de concreción técnica. Neymar, además, no vive su mejor momento. Lo mismo le ocurrió a Uruguay. Se ha perdido la representatividad de la selección nacional. Demasiados partidos con equipos de clubes y muy poco compromiso en los retiros. Y esta crisis se manifiesta en la eliminación de Alemania y, también, en la ausencia de Italia.

Ocho años después, Argentina regresa a la fase final. Jugar en Doha no es como jugar en Río...

Aquí es donde se ve la decadencia del fútbol. Ganar en el Maracaná habría sido algo totalmente distinto.

Aquí en Argentina se habla mucho de la "maradonización" de Messi, tanto por lo que ha hecho en el campo como por sus salidas de él.

No tienen nada que ver entre sí. También porque entrené a Diego durante seis años, y antes de que se volviera adicto a la cocaína siempre fue un caballero con todo el mundo. Entonces las cosas fueron como fueron. La diferencia entre ambos está en el carácter. Messi es un ingenuo, no tiene el carácter del hombre de la calle. Ahora, a los 35 años, empieza a tener ciertos comportamientos que nunca había tenido. Pero Messi no es argentino, se fue a vivir a Barcelona cuando tenía 12 años. Después del partido con Países Bajos hizo esa jugada.... 

La final será contra Francia.

El equipo que más me ha gustado hasta ahora en cuanto a juego. Para mí es la mejor selección del actual Mundial. Tiene un juego creativo y libre, es un tipo de orquesta que me recuerda al fútbol de antaño. Griezmann es un jugador de otra época, y lo veo feliz jugando con la selección.

La estrella, sin embargo, es Kylian Mbappé.

Es una máquina, un jugador de puta madre. Dicen que hace demasiadas fintas y demasiados movimientos, pero a mí me da igual, me gusta y juega muy bien. Hoy día es el mejor jugador del mundo. Mbappé ofrece algo más que Messi. Es valiente, astuto, inventa obras de teatro.... 

¿Cómo ve el partido del domingo?

Tiene potencial para ser un gran partido. Difícil para ambos equipos. 

Dijiste que Francia era el equipo que más te gustaba, pero el apoyo a Argentina debería ser incondicional....

Claro, pero no me gustaría que ganara sin merecerlo. No me entusiasma ganar si no ha habido mérito. Y merecer es ser mejor en el campo, ser honorable, no hacer trampas, no especular. No ser miserable. Aquí en Argentina todos crecimos con la felicidad de poder golpear una pelota. Hoy todo es un negocio, pero no debemos olvidar de dónde venimos. Quiero que Argentina juegue bien. Y si tengo que explicar lo que significa jugar bien, es que los que me preguntan no son aficionados al fútbol.