Usyk hace historia con su ajustada victoria contra Fury

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Usyk vence a Fury y se proclama campeón mundial indiscutido de los pesados

Usyk, campeón absoluto.
Usyk, campeón absoluto.Profimedia
El ucraniano ganó en decisión dividida este domingo en Riad y consiguió una hazaña sin precedentes en la era de los cuatro cinturones.

Tyson Fury arrancó agrediendo a su adversario, pero Oleksandr Usyk se hizo cargo gradualmente y el tambaleante 'Rey Gitano' fue salvado por la campana en el noveno asalto antes de recuperarse.

El púgil ucraniano se une a leyendas como Mohamed Ali, Joe Louis y Mike Tyson como campeón indiscutible de los pesados y en el primero desde que en la década de 2000 el boxeo reconoce cuatro títulos, los de la Asociación Mundial (AMB), Consejo Mundial (CMB), Organización Mundial (OMB) y Federación Internacional (FIB).

Con la victoria, el exmonarca de peso crucero puede legítimamente afirmar que es el mejor de esta era.

"Es una gran oportunidad para mí, para mi familia, para mi país", dijo Usyk, de 37 años, quien sirvió brevemente como soldado después de la invasión rusa a Ucrania. "Es un gran momento, un gran día", y añadió que estaba "listo para una revancha".

Fury señaló que fue una "pelea fantástica con Oleksandr". "Creo que gané esta pelea, creo que él ganó algunos de los rounds, pero yo gané la mayoría de ellos", apuntó.

El británico fue muy contundente en su siguiente declaración: "Su país está en guerra y la gente se pone del lado del país en guerra, pero no te equivoques, en mi opinión gané esta pelea y volveré".

Lennox Lewis fue el último boxeador en unificar los cinturones de peso pesado (tres en ese momento) después de vencer a Evander Holyfield en 1999.

Decisión dividida

Dos jueces le dieron la victoria a Usyk (115-112 y 114-113), mientras que el tercero se la otorgó a su oponente (114-113).

La victoria lleva el récord profesional del gran triunfador a 22-0. Tras su primera derrota, Fury tiene marca de 34-1-1.

El de Simferópol, quien suma el cinturón del CMB a sus títulos de la FIB, la AMB y la OMB, parece destinado a convertirse en uno de los grandes después de dominar a nivel amateur, en el peso crucero y ahora en los pesados.

Muy entusiasmado, salió decidido de su esquina a comenzar la pelea y con su mayor estatura, 2,06 metros, rápidamente dominó el ritmo, manteniendo al contrario atrás con su jab y luciéndose ante el público.

Oleksandr entró con algunas combinaciones rápidas mientras Tyson conectó algunos golpes fuertes al cuerpo.

En el cuarto tramo, el de Mánchester se burlaba de su rival y hacía alarde con la guardia baja. Usyk realizó dos golpes bajos en el quinto asalto y fue atrapado con un gancho de izquierda mientras el primero seguía luciendo cómodo, lanzando un gancho en el siguiente y balanceándose y zigzagueando para mantenerse fuera de su alcance.

Pero T. Fury se llevó dos izquierdas limpias en el séptimo y conectó un gancho que aturdió al 'Rey Gitano' en el octavo.

En el siguiente asalto, un implacable bombardeo de Usyk puso a Fury en serios problemas y el mancuniano, tambaleante y sangrante, recibió un conteo de pie antes de ser salvado por la campana.

Tyson F. recuperó el aplomo y con la decisión en juego de cara al asalto final, ambo estaban encontrando el objetivo.

Varios rostros conocidos

Wladimir Klitschko estuvo entre las estrellas que presenciaron el evento junto con los astros del fútbol Cristiano Ronaldo y Neymar, que militan en la Saudi Professional League y que, al igual que el boxeo, son agradecidos beneficiarios de la generosa inyección de dinero dispuesta por esta monarquía rica en petróleo hacia los deportes.

El recién construido Kingdom Arena de Riad, con capacidad para 22.000 personas, estaba lleno cuando Oleksandr Usyk salió a su paseo a la 1h30 locales (00h30 CET) vestido con un abrigo cosaco verde y un sombrero de piel. Su rival lo siguió, bailando "Holding out for a Hero" de Barry White y Bonny Tyler con una chaqueta verde sin mangas y una gorra de béisbol al revés.

Así, se preparó el escenario para un choque de dos luchadores con pedigrí impecable y enfoques muy diferentes del deporte.

El perdedor de la cita ha tenido una carrera como una montaña rusa, con momentos bajos que incluyen una suspensión de dos años por consumo de drogas y luchas contra el alcohol, la cocaína y la depresión. Perdió 15 libras desde su última pelea, en la que lento y fuera de forma fue derribado por el exluchador de artes marciales mixtas Francis Ngannou antes de terminar ganándole por decisión dividida en octubre de 2023.

Usyk, por el contrario, ha sido el modelo de coherencia con una trayectoria que siempre estuvo en ascenso.

El púgil de 37 años, natural de Crimea, tiene un récord amateur excepcional, ganando títulos europeos y mundiales y el oro olímpico en Londres (2012). Después de convertirse en profesional, unificó los cinturones de peso crucero en 15 peleas antes de pasar a la categoría de los pesados, donde le quitó tres cinturones a Anthony Joshua en 2021 y le volvió a ganar en la revancha al año siguiente.